Easba invierte Bs 26 MM para fomentar producción de caña

Producción de azúcar en la planta de San Buenaventura.
Jorge Mamani

La Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba) destinó Bs 26 millones para incentivar y fomentar la producción de caña en el norte paceño con el fin de que las comunidades de la región garanticen el abastecimiento de materia prima a la industria estatal.

Easba inició el jueves 30 de agosto la primera zafra comercial con la proyección de obtener 306.225 quintales del endulzante que cubrirán el 12% de la demanda nacional.

El acto contó con la participación del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera, quienes inspeccionaron la elaboración y destacaron el apoyo de los comunarios de San Buenaventura y poblaciones aledañas, que este año aportarán 50 mil de las 194.969 toneladas (t) de caña que procesará la fábrica.

Según el Jefe de Estado, los productores de la región son los aliados estratégicos de Easba, por lo que demandó de ellos abastecer y garantizar la provisión de materia prima para ampliar la elaboración del endulzante y alcohol porque, por su parte, el Gobierno asegura el mercado para su venta.

Al respecto, Ramiro Lizondo, gerente de Easba, informó que para la zafra de este año se destinaron Bs 26 millones con el fin de fomentar e incentivar el cultivo de caña en las familias rurales de San Buenaventura y sean ellas las que garanticen el abastecimiento de la materia prima.

Este dinero, según Lizondo, fue invertido en semilla y asistencia técnica para la siembra y cosecha de caña en parcelas de los comunarios.

“Nosotros no damos dinero a los productores porque no somos una entidad financiera, sino que les ofrecemos apoyo agrícola y técnico para que siembren la caña. Este apoyo ellos nos pagan con materia prima”, apuntó.

Beneficio en favor de familias rurales

Modesto Sullu, de la comunidad Santa Anita, comentó que migró a esta región hace 15 años con la esperanza de mejorar su calidad de vida con la siembra de caña y aportar a la planta. “En ese entonces se hablaba mucho de construir y montar una empresa de estas características, pero no se concretó. Ahora es una realidad”, declaró.

Explicó que a las poblaciones, Easba les presta asistencia técnica para el desmonte, siembra y cosecha de la caña, mientras que los comunarios aportan con la tierra y el trabajo agrícola. Según Sullu, cada familia tiene entre 10 y 14 hectáreas de cultivos de caña y la ganancia que perciben es del 20% del valor comercial del endulzante.

Jaime Duval, representante de las regiones que se dedican al cultivo, destacó la iniciativa de edificar una empresa en la zona porque genera fuentes de empleo y potencia la producción local.