Rada: Marchistas sólo defienden la coca ilegal

Manifestantes de La Asunta durante la marcha en la plaza Villarroel, ayer.

José Guzmán / Cambio

La marcha procedente de La Asunta (Sud Yungas) “defiende cultivos ilegales y excedentarios de hoja de coca”; sin embargo, el Gobierno está dispuesto a dialogar “dentro de la ley y para su cumplimiento”, afirmó el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada.

La autoridad señaló que “la manifestación está defendiendo cultivos excedentarios de hoja de coca, aquellos que están ubicados en la zona roja, vale decir, en aquella zona ilegal colindante con Alto Beni”.

Añadió que la protesta no fue de la magnitud ni tuvo la contundencia que anunciaron días atrás sus dirigentes.

La dirigencia cocalera aseguró la semana pasada que llegarían al menos 30 mil pobladores de los Yungas a la sede de gobierno para exigir el retiro de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) de La Asunta, pese a que el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, y el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, reiteraron que esa demanda no se puede permitir porque se trata de cocales excedentes que no van al mercado tradicional, sino que alimentan al narcotráfico.

“La ciudad de La Paz fue testigo de una movilización menos contundente, masiva, multitudinaria de lo que previeron sus organizadores. Dijeron que 35 mil productores de coca y residentes de los Yungas vendrían a La Paz y vemos que no es así”, manifestó Rada.

Marcha 

Según la agencia EFE, aproximadamente un millar de cocaleros partió la semana pasada desde La Asunta en apoyo a Franklin Gutiérrez, presidente de Adepcoca, quien está recluido en San Pedro acusado de planificar la emboscada en la que murió un policía.

Una vez que la marcha llegó a La Paz, se acoplaron más cocaleros y el domingo por la noche se calcularon 2.000 personas.

La marcha en la urbe paceña comenzó ayer al mediodía en el mercado de Adepcoca (Villa Fátima), y de a poco se sumaron plataformas ciudadanas, estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), gremiales y maestros que —según Rada— se aprovechan de la movilización para hacer política y desestabilizar al Gobierno.

Un contingente se desplazó desde Villa Fátima hasta la plaza San Francisco entre cánticos que pedían la liberación del dirigente Franklin Gutiérrez.

Las consignas lograron uno que otro aplauso de la gente que observaba la movilización, mientras que el sector del transporte expresó temor por las amenazas de destrozos a sus motorizados si no dejaban despejadas las calles.

En la plaza San Francisco se realizó un cabildo ante la presencia de no más de 3.000 cocaleros y otros ciudadanos que querían escuchar cuál era el origen del conflicto.

Demanda 

Aproximadamente a las 16.00 se emitieron las conclusiones de dicho cabildo.

Tito Flores, presidente ejecutivo del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay), y Waldo Albarracín, rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), amenazaron con convulsionar aún más la ciudad de La Paz y protagonizar bloqueos si es que hasta mañana no son liberados Franklin Gutiérrez y Óscar Valdez.

Otra condición es que la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) se retire de La Asunta y de los Yungas.

El ministro Rada aclaró que la situación legal de Gutiérrez no depende del Gobierno, sino del Órgano Judicial.

Reiteró que el Ejecutivo está dispuesto a dialogar con el sector “en el marco de la ley y para su cumplimiento”, pero ratificó que no se aceptarán los cultivos excedentarios.

Flores prevé para hoy la conformación oficial de un directorio con las organizaciones e instituciones que apoyaron la marcha.