“Se ha avanzado mucho; en algunos de los ejes estamos cerca del 90%”

Foto: Jorge Mamani
El embajador Félix Denegri está en funciones en Bolivia desde enero de 2017.

Cambio

Entrevista: Félix Denegri Boza (Embajador del Perú en Bolivia)

El Encuentro Presidencial y la Cuarta Reunión Ministerial Binacional, que se instaló este martes en Cobija, Pando, es sumamente importante para ordenar y estabilizar la relación entre nuestros países, señaló el embajador del Perú en La Paz, Félix Denegri Boza, en conversación con Democracia Directa.

En la oportunidad, los presidentes Evo Morales y Martín Vizcarra firmarán la Declaración de Cobija, y se pondrá en marcha un nuevo plan de acción para el periodo 2018-2019, que comprende cuatro ejes: medio ambiente y minería ilegal; seguridad y defensa; infraestructura e integración para el desarrollo; y desarrollo económico, políticas sociales y fortalecimiento institucional.

Embajador, a poco de iniciarse la cuarta reunión binacional, ¿cuál el balance en cuanto al cumplimiento de los compromisos asumidos en las tres reuniones anteriores?
En general se ha avanzado mucho, en algunos de los ejes estamos cerca del 90% y todavía vamos a seguir avanzando. Lo bueno es que, como hay una revisión de los ministros y de los presidentes, se asegura que los que no han concluido, se retomen y concluyan el siguiente año. No son como las declaraciones que se hacen entre presidentes, que no culminaban y se quedaban así.

¿Este tipo de encuentros apunta a fortalecer el desarrollo de las regiones fronterizas de ambos países?
En general, apuntan a fortalecer toda la relación de manera integral. Evidentemente, las regiones fronterizas son una de las prioridades, por extensión son las que tienen más atención en estos encuentros. La carretera interoceánica va desde Ilo hasta Sao Paulo, Brasil, y los bolivianos —para usarla— tienen que pasar por Asís, salir por Cobija, por la frontera brasileña y llegar a la frontera peruana; la idea es que salgan directamente, lo  que tiene dos ventajas: ahorro de tiempo y de trámites.

En materia de lucha contra el narcotráfico y otro tipo de delitos, así como asuntos migratorios, ¿cómo evalúa la labor que se realiza?
Tenemos la mesa de seguridad y defensa, como no existen problemas entre Perú y Bolivia, los problemas que hay son las nuevas amenazas transnacionales, entre ellas el narcotráfico, que es un problema que no disminuye sino que crece a escala mundial. Por tanto, son fuerzas económicas muy fuertes, y cada vez tenemos que coordinar y luchar conjuntamente con mayor énfasis y esfuerzo; no se puede luchar separadamente, se lo debe hacer de manera coordinada. Los resultados son positivos, pero tenemos que seguir trabajando ya que la cosa crece y no va a parar.

Bolivia y Perú asumieron una serie de compromisos para frenar la contaminación del lago Titicaca, ¿qué avances se tiene en esta materia?
Estamos trabajando, hay inversiones que se realizan separadamente entre ambos países para instalar plantas de tratamiento de aguas residuales (10 por país); son inversiones muy importantes. El lago tiene problemas de contaminación porque una cosa es el lago de hace 32 años, cuando estuve por primera vez, y otra es ahora, con la presión de las poblaciones que han crecido, así como la minería ilegal.

Perú También avanza en los trabajos para mejorar las condiciones en el puerto de Ilo, ¿considera que una vez completados dichos trabajos y acordadas las tarifas, será una buena opción para la carga boliviana, o qué se debe hacer para lograrlo?
En junio se reunieron los ministros de Obras Públicas de Bolivia y de Transportes y Comunicaciones del Perú, y acordaron una rebaja del 30% en las tarifas, lo que fue beneficioso. Hubo un movimiento de carga boliviana y la evaluación fue muy positiva porque significó menos costos; el manipuleo y sacar la carga fueron rápidos, se espera ampliarla. Este año hay una inversión de 10 millones de soles (aproximadamente 3 millones de dólares) para dar mayores facilidades a la carga boliviana.

¿Las perspectivas son óptimas?
Sí, porque Bolivia está creciendo, por lo que sus mercados externos tienen mayor demanda de productos bolivianos y, en ese sentido, Bolivia necesita puertos alternativos para hacer frente al comercio exterior. Los puertos de Ilo y Matarani están operables para la carga boliviana.

Respecto al Corredor Bioceánico, ¿qué definiciones pueden emanar del encuentro presidencial en Cobija?
Es un proyecto regional y se está avanzando a ese nivel, hay una reunión pactada en Paraguay en septiembre u octubre. La voluntad del Perú, de ser un miembro activo de este proceso, está presente. Falta aprobar el diseño integral del proyecto.

¿Cuáles son los trabajos que realiza su país para la consolidación del Corredor?
Se tienen que terminar los estudios, pues son la base para realizar todos los trabajos; sin aquellos no podríamos avanzar porque sería un avance inorgánico.

Mientras se avanza en proyectos de integración, surgen decisiones como Colombia de dejar Unasur y de Ecuador de abandonar el ALBA.

¿No es esto contradictorio?
Cada país toma sus decisiones soberanamente, no tengo una opinión sobre la decisión de otros países.

Bolivia asumirá en 2019 la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y planea que se realice en el país una cumbre con la Unión Europea. ¿su país apoyaría esa propuesta?
Claro, nosotros apoyamos y corresponde a Bolivia organizar y realizar la Cumbre Celac-UE.