Bolivia y Perú diseñarán nuevo plan de acción

Los presidentes Evo Morales y Martín Vizcarra, durante la inauguración del Cebaf en Desaguadero, el 29 de abril de este año.

Fernando del Carpio Z.

Los presidentes Evo Morales y Martín Vizcarra serán los encargados de instalar mañana la Cuarta Reunión del Gabinete Ministerial Binacional Bolivia–Perú, en Cobija, Pando, que al margen de evaluar el avance de los puntos acordados, definirá un nuevo plan de acción.

Las principales autoridades de ambos países, así como los embajadores Gustavo Rodríguez Ostria, de Bolivia en Lima, y Félix Ricardo Denegri Boza, de Perú en La Paz, por separado, coincidieron en resaltar el alto nivel de las relaciones bilaterales y la buena marcha en la ejecución de los compromisos asumidos en los tres gabinetes anteriores.

“El balance es positivo porque con el Perú se ha construido un mecanismo de consulta de alto nivel político que funciona permanentemente; es la cuarta reunión, lo que nos permite sistematizar, programar, evaluar la participación activa de técnicos, ministros, cancillerías y al más alto nivel la reunión presidencial”, expresó Rodríguez, vía teléfono, desde la capital peruana.

Para el diplomático boliviano, la mayoría de las tareas planteadas en el anterior plan de acción (2017) ya están realizadas y una alta proporción de las actividades definidas en Lima se cumplieron en beneficio de las respectivas poblaciones, y se programan los lineamientos para el plan de acción que se aprobará en Cobija, y que estará incluido en la declaración presidencial de mañana.

Entre las obras ejecutadas están la entrega e inauguración del Centro Binacional de Atención en Frontera (Cebaf) en Desaguadero, el 29 de abril, que facilita el tránsito de personas y mercancías entre ambos países, y la culminación para 2019 de la nueva carretera Tacna-La Paz.

También resaltan las inversiones que realiza el Perú en el puerto de Ilo, en el marco de las facilidades para el tránsito de mercadería boliviana.

Sobresalen los temas relativos a las conexiones en la parte amazónica, con el fin de poner en la agenda esta otra parte de la frontera común entre ambos países.

Además están en marcha los planes de seguridad y combate conjunto contra los delitos transfronterizos, la lucha contra la minería ilegal y el contrabando. También el tema de la conexión de fibra óptica que coloca Bolivia en Perú para que Entel preste servicios como una empresa más de telecomunicaciones en el sur del vecino país.
“Sobre todo lo que hay es el ánimo colectivo de trabajar entre los países, un espíritu de confianza, intención de fortalecer y hacer más dinámica la relación”, apuntó.
Corredor Bioceánico
Rodríguez recordó que las reuniones binacionales comenzaron en 2015, el año en que inició su gestión diplomática, y confirmó que estará presente en Cobija. El diplomático valora que en cada nueva reunión “haya cada vez más temas, continuidad y avances”.

“Van apareciendo sugerencias y se van incorporando nuevos temas, es una relación basada en la confianza, en la relación dinámica y creativa por parte de los países”, aseveró.

Para llegar a la capital pandina, Rodríguez partió el viernes de Lima utilizando la ruta Madre de Dios, vía Puerto Maldonado, por carretera, pasando por Brasil a Cobija, adonde tenía previsto arribar el sábado.

Ante esta dificultad, el presidente Evo Morales planteó la construcción de una carretera entre San Lorenzo, más al norte de Puerto Maldonado, y Cobija, de modo que haya un tránsito sin necesidad de pasar por la frontera del Brasil. Es un proyecto, según Rodríguez, que será incorporado en el plan de acción para integrar esa importante región del país con el Perú.

Satisfacción pandina

El gobernador de Pando, Luis Adolfo Flores; el alcalde de Cobija, Luis Gatty Ribeiro, y otras autoridades estuvieron el lunes en la ciudad de La Paz, donde se reunieron con el Jefe de Estado, a quien informaron que ultimaban detalles para albergar el encuentro.

“Estamos felices de organizar la llegada de las delegaciones del más alto nivel de nuestro país y del Perú, es un regalo al departamento de Pando”, dijo Luis Gatty.

Ambas autoridades agradecieron, por separado, al presidente Morales por elegir a Cobija como sede de la Cuarta Reunión, de que se incluya al departamento en planes de desarrollo binacional y se fortalezcan las relaciones con el Perú.

Adolfo Mendoza, sociólogo y exsenador cochabambino, al destacar que Cobija sea la sede del evento, dijo que la agenda prevista por el presidente Evo y su colega del Perú tiene una larga historia de acuerdos bilaterales suscritos, “que obligan a ambas partes a avanzar en decisiones concretas, específicamente en torno a cuestiones de frontera y espacios que ligan a los municipios”.

Todos estos acuerdos binacionales que se hicieron los últimos 10 años, según Mendoza, empiezan a concretarse, para eso se fijan reuniones de los altos dignatarios y de ministros. “Se está avanzando en la concretización de la agenda binacional construida por el presidente Evo”, remarcó.

Mendoza reconoció el buen rumbo de la política exterior boliviana, especialmente con los países vecinos. Mencionó que recientemente hubo la reunión de la Cancillería boliviana con la de Itamaraty (Brasil), que estableció una agenda y posibles escenarios de encuentro entre altas autoridades de Estado. Asimismo, sostuvo que sería bueno que se genere de una vez la ratificación del protocolo para la participación de Bolivia como miembro pleno en el Mercosur (Mercado Común del Sur).

Datos

» Evo Morales y Ollanta Humala presidieron la Primera Reunión del Gabinete Ministerial Binacional Bolivia–Perú, en Isla Esteves, Puno, el 23 de junio de 2015.
» Un año después, Morales y Pedro Pablo Kuczynski encabezaron la II Reunión Binacional en Sucre, el 4 de noviembre de 2016.
» Ambos jefes de Estado volvieron a liderar la III Reunión en Lima, el 1 de septiembre de 2017.
» La Cuarta Reunión Binacional se instalará mañana en Cobija, Pando.
» El presidente Morales será anfitrión de esta cita, a la que asistirá su homólogo peruano Martín Vizcarra, que asumió la presidencia de su país el 23 de marzo de 2018, tras la dimisión de Kuczynski.