Ver desde este lugar en el mundo

Claudio Sánchez*

Siempre son necesarios los espacios de difusión artística y cultural. La información es aquello que permite hacer sostenible el desarrollo de las actividades que se realizan a favor de cada una de las disciplinas que la sociedad efectúa —también— como una forma de manifestación de sus intereses, aquellos mismos que son recogidos de sus entornos más primarios, como pueden ser, de igual modo, desde sus ámbitos más amplios.
Si bien la información es uno de los elementos que permite solventar el quehacer humano, la puesta en valor de las diferentes expresiones, a través de su comentario y análisis, o en su caso ideal la propia crítica a favor de la comprensión, intentando completar las obras en función de otros conocimientos, es aquello que refleja la madurez de una sociedad.
Los suplementos culturales son en esencia los espacios más adecuados para la publicación de columnas que destinan su interés a poner en valor aquello que está sucediendo. No se trata únicamente de dar fe de aquello que acontece, sino también de profundizar sobre determinada expresión artística como resultado de un proceso cultural. El solo hecho de ver el arte desde nuestro lugar le otorga a la mirada un sentido distinto a la de cualquier otra mirada. No es lo mismo ver —en este caso— una película en Nueva York que hacerlo en El Alto, esencialmente porque son dos culturas y dos puntos de vista totalmente diferentes. El ejercicio de ver desde un lugar propio ya le otorga a lo visto un sentido propio que puede ser entendido como una apropiación de la obra. Se puede ser, incluso, fundamentalista y decir que desde el momento en el que uno ve la obra desde este lugar del mundo (Bolivia) ya la nacionaliza en función de lo que uno conoce y sabe, de aquello que reconoce y exalta, o de la preocupación que lo asalta a favor de descubrir más.
Un suplemento cultural, una publicación especializada, es importante en la construcción social porque piensa su materia de estudio desde este lugar. Son sus redactores, a través de su reflexión, quienes en este punto (adolescente) de la profundización del Proceso de Cambio  ­—donde cimentamos la interculturalidad— insisten en pensar el mundo desde Bolivia. Desde un país en construcción.   

* Crítico de cine