Bolívar ya es tercero

Goles son amores

Ricardo Bajo H.

Columnista / Cambio Deportivo

Bolívar ya es tercero

Introducción: Bolívar y Wilstermann llegan desde atrás y quieren aproximarse a los dos punteros. La Academia ha recuperado envión anímico con sus dos últimas victorias (especialmente la del clásico paceño). El ‘Rojo’ valluno atesora una racha de cinco partidos sin derrotas aunque extraña a su goleador boliviano, Gilbert Álvarez, a su extremo letal Serginho y a su armador ‘Pochi’ Chávez (tras el episodio lamentablemente resuelto por la dirigencia ‘aviadora’ contra Thiago Leitao). Arias coloca su onceno favorito con Felipe Rodríguez otra vez de enganche en vez de la exitosa dupla Ferreira-Riquelme.
Nudo: Bolívar se siente cómodo regalando la pelota al rival, metiéndose atrás para jugar a la contra pues tiene cuatro hombres arriba con velocidad, toque de primera y contundencia. Ríos mete una bola endiablada desde el extremo izquierda pero Gilbert está en Arabia Saudita. Arce coloca, como con la mano, un centro al segundo palo y Riquelme aparece, letal otra vez, para meterla adentro. Es incomprensible que el mejor pasador del torneo (el ‘Conejo’) no esté en la nómina de la Selección boliviana. En la ‘Verde’ deben estar los mejores. La selección no puede ni debe ser terreno de disputas entre clubes. El que sí está en la nómina de Farías es Saavedra, que se entiende a las mil maravillas con Arce.
Desenlace: Wilstermann tiene la pelota pero no hace daño, carece de profundidad. Arias hace el cambio de siempre: Ferreira entra, Felipe sale. Luego mete un cambio inexplicable: Moisés Villarroel entra para ponerse de cinco por Azogue (lesionado). ¿No era mejor colocar a Justiniano de volante central? Moisés aparece y desaparece en otro ejercicio de irregularidad (y van…). Callejón se vuelve a mostrar egoísta y van… Arias cierra otra vez el ‘match’ con Pedraza con línea de cinco atrás como en el clásico. La Academia logra los tres puntos y trepa a la tercera posición, y va acortando la diferencia de goles.