Dirigentes denuncian abusos de grupos afines a Franklin Gutiérrez

Una reunión de productores de hoja de coca en Cotapata.
Foto: Archivo

Redacción Central/ Cambio
Las comunidades que decidieron no participar en las movilizaciones convocadas por la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) —presidida por Franklin Gutiérrez— son víctimas de abusos de poder y  discriminación, denunciaron sus dirigentes.

“Nosotros no estamos participando en sus movilizaciones y ya nos han desconocido como organización. Nos sentimos presionados y discriminados, no nos dejan hablar ni participar en las reuniones; nuestros planteamientos no son válidos para ellos”, denunció a Cambio el secretario general de la comunidad Barbarito, Central Asunta, Max Yucra Guzmán. 
Relató que la comunidad recibe presiones desde hace cuatro meses, porque decidieron no asistir a las marchas y vigilias convocadas por los grupos afines a Franklin Gutiérrez, quien se encuentra aprehendido en la ciudad de La Paz.
“Incluso nos amenazaron con prohibir sacar nuestro producto, la hoja de coca, a la ciudad de La Paz”, advirtió el dirigente. 
“Quieren que estemos sometidos a ellos. Intentan convocar a las bases por encima de los dirigentes”, añadió Yucra. 
Dijo que la mayoría de los afiliados de Barbarito son de la tercera edad y no pueden asistir a las movilizaciones, pero cuando quiso explicar esa situación lo empujaron y le quitaron el micrófono. “No se puede ser partícipe con toda libertad en la central, por eso estamos totalmente aislados”, aclaró. 
En tanto, Viviana Flores, dirigenta de la central Puerto Rico Histórico, señaló que dos de cinco comunidades que dirige (Mejillones, San Gabriel, Jahuira, Segunda Jahuira y Jayuni) la aislaron como autoridad por influencias de Franklin Gutiérrez debido a que sus bases decidieron no asistir a las vigilias convocadas por Adepcoca.  
Indicó que existen grupos influenciados por Gutiérrez que intentan dividir y “descabezar” a los dirigentes para someter a las bases. 
“Muchas comunidades fueron descabezadas, pero gracias a la mayoría que me ha respaldado todavía me mantengo. Yo no me he rendido”, manifestó Flores a Cambio. 
Sin embargo, advirtió que no hay garantías para el trabajo porque incluso en las trancas tienen una lista en la que figura su nombre para que nadie le preste ayuda para pasar por el puente, y quien lo haga tiene una multa de Bs 2.000.
Dijo que esa situación no solucionará el problema de la hoja de coca. “Como dirigente pido que se dialogue, yo convoco a los hermanos a que reflexionen”.