¿Se mete a la trituradora?

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

¿Se mete a la trituradora?

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) —César Salinas en especial— le hace un flaco favor a César Farías al entregarle la Selección nacional hasta fin de año sin tener un contrato. Es un mal experimento. Y llama la atención que el DT venezolano se preste al juego.
El asunto no es sencillo. La Selección es el equipo que representa al país y, por tanto, está bajo la mirada de todos.
Que no se enoje Farías si le llueven las críticas si le va mal con el equipo en los partidos amistosos de fin de año.
Que no se encapriche y ‘borre’ a jugadores importantes sólo porque son de éste o aquel club que no comulgan la misma idea de la gente que hoy está al mando de la Federación.
Farías tiene experiencia a nivel de selección, condujo al equipo de su país muchos años (2007-2013), pero tiene que asumir que Bolivia no es Venezuela y que su fútbol y su cultura son muy diferentes.
La ‘Verde’ se ha convertido en una trituradora de seleccionadores en las últimas dos décadas. Los técnicos han salido trasquilados porque los resultados no acompañaron sus objetivos y planes en cancha, y eso que por ese cargo han pasado profesionales de gran prestigio.
Insistimos, la Federación ya debería contratar a Farías si es el elegido, lo contrario es una chacota. El propio DT dice que trabaja “como si fuera el técnico de Bolivia”. Sin responsabilidad al tope. O cuidado le vaya mal y llegue a fin de año desprestigiado y despintado.