Sólo una comunidad resiste a la erradicación concertada

El Viceministro José Luis Quiroga en conferencia de prensa.
Foto: APG

Juan René Castellón Quisbert

Sólo la comunidad de San Antonio, que forma parte del municipio de La Asunta en Sud Yungas, se resiste —y lo hace de manera armada— a la política del Gobierno nacional de erradicación concertada de la hoja de coca.  

Esta explicación fue realizada, en conferencia de prensa, por el viceministro de Régimen Interior y Policía, José Luis Quiroga, quien dijo que en los Yungas sólo falta arrancar la coca en 225 hectáreas, ubicadas en cuatro comunidades: San Antonio, Villa Porvenir, Mejillones y San Fernando. 

Señaló que en dos de esos territorios ya se realizó la concertación y en uno el proceso de diálogo está en curso. “Sólo falta el municipio de San Antonio, donde hay resistencia armada, y se ha detectado, según informes de la Policía, personas ajenas a la zona”, detalló la autoridad. 

El Gobierno, indicó, realiza todos los días tareas de erradicación de la hoja excedentaria e ilegal, de manera concertada, tanto en la zona de los Yungas como en el trópico cochabambino. La meta para esta gestión es de 11 mil hectáreas: 8.000 en el Chapare y 3.000 en los Yungas.

Hasta el momento se logró extirpar la hoja ilegal en 4.276 hectáreas en el Chapare, detalló y añadió que de las 3.000 que corresponden a los Yungas, 1.500 están en La Asunta, de las cuales 1.275 ya fueron erradicadas.

Las 225 que restan están en cuatro comunidades de La Asunta, y sólo en una existe resistencia de manera armada. Es en este municipio, San Antonio, donde la semana pasada se produjo un ataque con armas de fuego a los efectivos policiales de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), que erradica la hoja excedentaria e ilegal en este sector.

En el ataque falleció el teniente Daynor Sandóval Ortiz, y siete uniformados resultaron heridos; mientras que el miércoles otros dos cocaleros perdieron la vida en un choque con los uniformados.

Según informes policiales, destacó el Viceministro de Régimen Interior, en el área existen “trincheras” y “un grupo de unas 30 personas de origen colombiano, peruano y ajenas al área”. Éstas se encuentran disparando a los uniformados policiales desde las serranías para evitar que se acerquen a los cultivos de la hoja milenaria.

Manifestó que en esta área se “encontraron pozas de maceración”, y mostró las fotos en la conferencia de prensa realizada en el Ministerio de Gobierno. 

“A través de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) e informes de Inteligencia, se sabe que están resistiendo porque se han encontrado pozas de maceración. No son productores tradicionales, son personas foráneas, no han nacido en los Yungas, se han asentado y han hecho cultivo ilegales”, sostuvo la autoridad de Gobierno. 

Exhibió un mapa en el que el municipio de San Antonio está fuera del área tradicional, e incluso fuera del área incluida en 2008. “Consideramos que el área está en una zona roja, con cultivos de coca ilegales”, expresó