Tensión en Argentina por subida del dólar; Macri llama a la calma

El valor de la moneda estadounidense en Argentina vuelve a romper récords.
Foto: AFP

Prensa Latina / Argentina

Caras atónitas en los pequeños comercios, y en la calle algunos intentan protegerse y compran dólares en medio de la fuerte devaluación del peso en Argentina.

Ayer fue una jornada de pánico en los mercados, como lo definieron varios medios para describir lo sucedido cuando la moneda, con una importante alza ayer, abrió con fuerza a 34,50 pesos y en pocas horas se pegó a los 42 pesos en varios bancos.

El dólar hizo hundir así la moneda argentina en constante devaluación, y mientras el Gobierno en representación de su jefe de Gabinete, Marcos Peña, señaló que “no están ante un fracaso económico ni mucho menos”, en la calle se respira tensión.

En busca de enfriar la situación, el Banco Central aumentó la tasa de interés al 60% y subió cinco puntos los encajes bancarios, pero ni así logró contener la corrida cambiara que, según expertos, se mueve con oscilaciones que no se veían desde la crisis de 2001.

“Dos años y medio sin rumbo económico y un sinnúmero de contradicciones hicieron eclosión hoy con un dólar que tocó la impensable marca de 40 pesos”, remarca una nota de Página 12. 

En las pizarras de los bancos los números se movieron impresionantemente. Primero a 37, luego pasó a 40, luego a 42 y después bajó a 41,50 pesos.

En esta jornada candente se conoció que las acciones argentinas que cotizan en Wall Street se desmoronan hasta más de 16% ante un mercado inmerso en la desconfianza de los inversores y el descrédito hacia la política financiera del Gobierno argentino, precisó Ámbito Financiero.

Algunos argentinos, que ya han vivido varias crisis económicas, desde julio ya compraban dólares, pero ahora, por miedo a perder aún más dinero, intentan —los que pueden— cambiar sus ahorros a la moneda estadounidense.

¿Qué hago?, se preguntan algunos, mientras en la localidad de Balvanera, dedicada al comercio, muchos especulaban y otros cerraron temprano sus comercios.