Colectivo boliviano en España llena de alegría y diversidad Madrid en su homenaje a la Virgen de Urkupiña

Los danzarines bolivianos por las calles de Madrid.
Embajada de Bolivia en España

Cambio Digital

El domingo 19 de agosto, más de 3.500 bailarines bolivianos protagonizaron en el centro de Madrid, el pasacalle artístico-cultural en honor a la Virgen de Urkupiña. A lo largo de más de un kilómetro de recorrido entre la emblemática estación de Atocha y la fuente de Cibeles, alrededor de 100.000 espectadores pudieron contemplar y disfrutar de toda la diversidad y del ritmo de las más de diez danzas bolivianas que tomaron parte del evento.

Así, las más de 40 fraternidades participantes llegadas desde diferentes lugares de España y Europa, deleitaron al público asistente con danzas tradicionales como la Morenada, el Pujllay, la Chacarera o la Diablada, entre otras. Pero también, con la belleza y los ritmos alegres del oriente boliviano acompañados de un tren alegórico repleto de motivos y adornos característicos de la región oriental, relata una nota de prensa de la legación diplomática boliviana en el país ibérico.

Estamos en el centro emblemático de Madrid demostrando la diversidad cultural que tiene Bolivia”, afirmó el Embajador de Bolivia en España, Jorge Ramiro Tapia, quien estuvo acompañado de personal diplomático acreditado en España y de Nacho Murgui, el Alcalde en funciones del Ayuntamiento de Madrid.

Las madrileñas y madrileños compartimos esta ciudad en la que vivimos y trabajamos, y todas las culturas y toda la diversidad tienen que tener su espacio. Esta fiesta expresa esta diversidad y en este lugar tan significativo de la ciudad de Madrid”, expresó el edil.

Durante más de seis horas, el pasacalle discurrió delante de los lugares más emblemáticos de la ciudad como es el Paseo del Prado o la fuente de Neptuno, para finalizar en las inmediaciones de la fuente de Cibeles donde los miles de bailarines recibieron el reconocimiento y los aplausos del público por su homenaje a la Virgen de Urkupiña.

Lo quisiéramos repetir cada año: es una muestra de la integración de los bolivianos y de la buena recepción de los hermanos españoles”, afirmó el Embajador Jorge Ramiro Tapia ante los medios de comunicación españoles y bolivianos que difundieron el evento.