El turismo comunitario potenció nuevos atractivos

Imagen sobre el salar de Uyuni captada por un fotógrafo internacional.
Foto: Internet

Jackeline Rojas Heredia / Cambio

Además de los sitios tradicionales, reservorios de belleza natural y única como el salar de Uyuni, Bolivia potenció otros lugares en los que se resalta la historia, la arqueología, los saberes ancestrales y las tradiciones de las culturas vivas. El turismo no sólo implicó la inversión económica, sino también el fortalecimiento de la identidad boliviana.

“Existen muchas modalidades para el turismo en el país, una es el turismo comunitario que ha permitido que las comunidades y municipios recuperen sus saberes, a la vez que se han capacitado para mejorar los servicios, lo que también les ha permitido mejorar su economía y reducir la migración”, señaló el viceministro de Turismo, dependiente del Ministerio de Culturas y Turismo, Ricardo Cox.

Rememoró que a raíz de los hallazgos arqueológicos e históricos en el lago Titicaca y en el municipio de Tiwanaku, la actividad turística dio un nuevo giro y con nuevas modalidades como el turismo histórico o el turismo arqueológico  permitió también que en los 13 municipios que están vinculados al rescate de las culturas desaparecidas —como la tiwanakota— se invierta en la consolidación de repositorios o museos en los que se destaquen las piezas halladas y se promocione la investigación y el conocimiento. Esas son otras rutas que se suman a las tradicionales. 

Cox explicó que una vez que se consolide el museo subacuático en el lago, se implementará un programa turístico que posibilitará a los visitantes extranjeros y del interior del país conocer los 13 municipios vinculados a este sitio. “En todos esos municipios paceños se cuenta con atractivos que de una u otra manera llamarán la atención”, sostuvo Cox. 

Las proyecciones no sólo están pensadas para los municipios alrededor del lago, sino también otros como los que integran la provincia Bautista Saavedra, de La Paz, donde además de tener el apoyo estatal, se impulsará iniciativas privadas e internacionales para potenciar su desarrollo turístico.

Uno de esos emprendimientos corresponde a la empresa Victours Travel, de propiedad de Víctor Quispe, miembro de la Asociación Boliviana de Agencias de Turismo Receptivo (Abatur), quien hace menos de un mes presentó una aplicación para celular que permite al visitante visualizar las rutas que integran las comunidades de la provincia, el mapa con los caminos para llegar a cada una de ellas (empezando por Charazani) y los servicios, hotelería y transporte, junto a los atractivos más relevantes en esos lugares.

“Hace años la forma de llegar al destino más visitado, como el salar de Uyuni, era por carreteras de tierra, ahora hay carretera asfaltada y aeropuerto. Eso permite que tengamos a un mayor desarrollo en el país. Contamos con un Gobierno que se ha enfocado en las necesidades básicas para potenciar el turismo. Anteriores gestiones ni siquiera pensaron en los atractivos que cada zona tiene”, remarcó. 

Señaló que la promoción que Bolivia necesita para el crecimiento turístico debe ampliarse y debe darse de manera conjunta, no únicamente a través del Estado. 

“Todos los emprendimientos deberían unirse porque el mercado va en subida y bajada; las nuevas tendencias van cambiando los destinos y no podemos continuar con una promoción que hable sólo del lago Titicaca o del parque Madidi; también debe darse el turismo vivencial, la cadena productiva entre lo público y lo privado, y ésta es una de las tareas más difíciles de hacer. Tenemos que estar al día con las actualizaciones, ya que ésa es una de las deficiencias que tenemos en nuestro país; no estamos al ritmo de  otras ofertas internacionales”, comentó. 

Para potenciar el turismo comunitario el Estado ha invertido en distintas obras relacionadas a infraestructura, carreteras para vincular distintas zonas, centros de información georreferencial, entre otros. 

Un ejemplo es que en 2016 la inversión turística superó los 130 millones de bolivianos, los cuales se destinaron a mejorar rutas en Beni, La Paz, Oruro, Potosí (Madidi, Yungas, lago Titicaca, Sajama).

Coordinación en los hospedajes

Máximo Mendoza Valencia, presidente de la Asociación de Hospedajes de La Paz, destacó la actual coordinación que existe entre los distintos sectores del turismo con el Estado.

“Ahora hay asociaciones hoteleras en todos los departamentos, ciudades y municipios; se hacen visitas para verificar las condiciones y la calidad de los servicios; realizamos capacitaciones y más”, detalló.

Otro de los proyectos que destacó en el área es el Sidetur, un sistema que permitirá el control del flujo turístico a través del registro hotelero vía Internet.

“La ley de turismo 392 se realizó en coordinación con todos los sectores y se aprobó en 2012; hoy estamos trabajando su reglamentación en coordinación con el viceministro Ricardo Cox”, señaló.

 “Nuestra visión es mejorar el servicio de hospedaje y siempre con los hermanos del turismo, como también con los responsables del área en la Gobernación”, acotó. La observación que, sin embargo, hizo Mendoza es que todos los sectores que trabajan en turismo en el país solicitaron la creación de un Ministerio de Turismo, pero no pudo concretarse.

“Nosotros queríamos un Ministerio de Turismo, creemos que un Viceministerio es muy poco, pero ya se aprobó la ley y tenemos que adecuarnos, estamos mejorando”, remarcó.

El servicio de hospedajes ha mejorado en las distintas regiones del país precisamente a través de la coordinación y del impulso que se ha dado.