Cifras consolidan los récords de la economía boliviana

Franz Acarapi / Cambio

Bolivia registró en los últimos 12 años un favorable desempeño económico con estabilidad, que se refleja en una serie de indicadores récord o históricos que superan de lejos al registrado en épocas pasadas, como el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que fue el más alto en Suramérica durante cinco años, cuatro de forma consecutiva. 

“En la concepción de los economistas, hemos comenzado con un despegue económico importante, con el crecimiento (del PIB) y otros, que también se ha manifestado en la redistribución de los ingresos a través de bonos (sociales) y el incremento del salario de los trabajadores, y ese ingreso lo han dedicado al consumo”, sostuvo el analista Abraham Pérez.

Desde 2006, el Gobierno implementó el nuevo Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo, que prioriza la demanda interna a través de la aplicación de políticas distintas a las utilizadas o sugeridas por organismos internacionales —como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial— y que impulsan el crecimiento aun en momentos de crisis internacional.

Importantes indicadores 

Los datos del Ministerio de Economía, publicados en su documento “12 años de estabilidad con el mayor crecimiento de la región”, señalan que como nunca en su historia, Bolivia alcanzó en Suramérica los índices más altos de crecimiento del PIB en los años 2009 con 3,4%, 2014 con 5,5%, 2015 con 4,9%, 2016 con 4,3% y 2017 con 4,2%, cifras que consolidaron la fortaleza del Estado boliviano. 

Un hecho destacado por el analista Pérez fue el referido al control de la inflación en el mercado nacional y la estabilidad en el tipo de cambio orientado a fortalecer el uso de la moneda local, conocido hoy como la bolivianización de la economía.

Los datos de la cartera de Economía señalan que en 2017 la inflación en Bolivia de 2,7% se mantuvo entre las más bajas de los países de la región, mientras que la más elevada fue de Argentina con 24,8%.

“En estos años se han logrado índices de inflación por debajo de lo que se calculó”, dijo.

El tamaño del PIB de Bolivia —que es la suma de todos los bienes y servicios finales que produce un país o una economía, por lo general medido en 12 meses— pasó de $us 9.574 millones en 2005 a $us 37.816 millones en 2017.

Como resultado de la mejora de los ingresos de las familias, la facturación de supermercados y restaurantes pasó de $us 138 millones en 2005 a $us 1.322 millones en 2017. Asimismo, las ventas de pasajes en el transporte aéreo de pasajeros y carga aumentaron de sólo $us 152 millones a $us 439 millones en el mismo período.

El número de empresas también mostró un comportamiento ascendente sostenido en el período 2005-2017, al pasar de 64.632 a 295.829 unidades. Sólo en la pasada gestión, el número de nuevos emprendimientos llegó a 18.882, mientras que 7.331 cancelaron su actividad.

Según el analista Pérez, estos indicadores son el fiel reflejo de “resultados palpables” de una política económica que favorece a la población.

Por otra parte, durante los últimos 12 años, la inversión pública ejecutada por el Estado, considerada como uno de los motores del desarrollo económico nacional, se incrementó en más de siete veces al pasar de $us 629 millones en 2005 a $us 4.772 millones en 2017.

Otro factor que demuestra la mejora de los ingresos de la población está referido a los depósitos en el sistema financiero, que aumentaron de $us 3.826 millones a $us 25.945 millones en el período 2005-2017, además del número de cuentas que pasó de 1,9 millones a 10,3 millones, según señalan los datos oficiales.

De forma similar, los créditos mostraron un comportamiento ascendente al pasar de $us 3.360 millones en 2005 a $us 22.091 en 2017, con un índice de mora que disminuyó de 10,1% a 1,7% (el más bajo de Suramérica) entre los mismos años.

Entre otros logros, el Gobierno aumentó el salario mínimo nacional, que en 2005 estaba en Bs 440 y en 2017 llegó a Bs 2.000, y este año se incrementó a Bs 2.060.

El presidente de la Comisión de Economía Plural de la Cámara de Diputados, Franklin Flores, afirmó que  el tema económico es fundamental para la liberación financiera, política y social de un país, que le permita consolidar su soberanía y derechos. “Nosotros ya hemos roto las recetas que nos traían organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial. Somos un Estado soberano e independiente; a raíz de eso hemos consolidado un modelo de gestión solvente en todas sus esferas, económico, político y social”, aseveró.

Por su parte, el economista Max Bairon resumió el desarrollo alcanzado por el país en los últimos 12 años en cuatro puntos; primero, en el incremento de inversiones, en particular en el área de infraestructura caminera; segundo, en el campo productivo vinculado al proceso de industrialización como la planta de urea en Bulo Bulo, Cochabamba, o el acuerdo público-privado para producir el biocombustible etanol; tercero, la presencia de empresas de alto rango para encarar enormes obras; y el fomento a la implementación de servicios en salud, comunicación, educación y otros.

Apoyo al sector agropecuario

La subgobernadora de la provincia Carangas del departamento de Oruro, Flora Arce Mamani, manifestó que la región a la cual representa mejoró sus ingresos económicos gracias a diferentes programas y proyectos estatales en los sectores de producción, educación y salud.

“Antes no llegaba ninguna ayuda a las familias del campo, pero ahora recibimos apoyo para la producción de los cultivos, además de la construcción de escuelas y coliseos para nuestros niños y jóvenes. Decirle al presidente Evo Morales que siga adelante con el mismo entusiasmo para seguir apoyando a nuestra querida Bolivia”, expresó Arce.

Resultado del modelo económico

El gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez Mamani, destacó que gracias al nuevo modelo económico, en su región se ejecutan tres principales obras; la primera consiste en la construcción de la fábrica de cemento que producirá la cuarta parte del requerimiento nacional; la segunda es la implementación de complejos y silos para el acopio de granos, y la tercera es la ejecución de una planta solar que cubrirá más del 50% de la demanda de energía de la población orureña. “El nuevo Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo ha influido bastante en Oruro (…), está funcionando de manera adecuada y está haciendo que los bolivianos podamos ir mejorando nuestra economía”.

Apuntes

Bolivia es el país que más redujo el índice de extrema pobreza en Suramérica, el cual pasó de 38,2% en 2005 a 17,9% en 2017.
Hoy es posible apreciar modernas dobles vías, proyectos de industrialización, enormes obras, fomento a los servicios de salud, educación, comunicación y otros, afirmó el economista Max Bairon.