Más bien los tiempos cambian

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

Más bien los tiempos cambian

Uno escucha los comentarios de exjugadores, minimizando los actos de racismo y discriminación que hay en el fútbol actual, y coincidimos en que antes, en la cancha como en la vida cotidiana, esta clase de expresiones e insultos se “aceptaban” y se “solucionaban” de distinta forma.
Un insulto en el juego pasaba desapercibido porque éstos iban y volvían, y varios de ellos eran de grueso calibre.
También las expresiones de discriminación eran “tolerables”, pero eso fue porque se tardó mucho en salir de un ambiente de diferencias sociales y raciales. La época de los patrones y esclavos o de los capataces y pongos no estaba lejana, mantenía sus resabios.
Sin embargo, hoy la humanidad —y Bolivia no está al margen— transita por caminos del respeto y la tolerancia.
Antes se le decía negro al negro, con desprecio y ofensa inclusive, y el negro se las tenía que aguantar. Hoy no. Hoy prima —o debe primar— el respeto a todos, absolutamente a todos por igual.
En la sociedad actual ya no se acepta el racismo ni la discriminación. Y está bien sobre todo por nuestros hijos, por las generaciones que vienen, porque ellos podrán vivir en una sociedad sin prejuicios.
Pero, antes como hoy, no faltó ni falta gente que lleva el racismo y la discriminación en las venas. Entonces, la lucha continúa. Más bien en Bolivia hay una ley que ayuda a desterrar estos flagelos del país.