Celebran apertura del nuevo edificio

El ministro Alfredo Rada y dirigentes de la COB durante el recorrido a la plaza Murillo.

Fernando del Carpio Z. / Cambio

Bolivianos y bolivianas de todas las edades se congregaron ayer primero en la plaza San Francisco y luego en la plaza Murillo, y las calles aledañas del centro paceño, para participar en la inauguración de la Casa Grande del Pueblo.

La cantidad de gente que se movilizó superó las expectativas. Todos querían ser parte del día histórico. Un gran porcentaje no pertenecía a las organizaciones sociales ni era militante del Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), sino ciudadanos que consideran un hito la inauguración del nuevo edificio.

Muchas personas dijeron que La Paz, al ser sede de gobierno, merecía contar con un nuevo edificio presidencial porque reconocían que al cabo de más de un siglo el Palacio Quemado quedó obsoleto.

Desde la plaza San Francisco 

Los movimientos sociales fueron convocados a las 17.00 en la plaza San Francisco, pero llegaron con mucha anticipación.

La Central Obrera Boliviana (COB), encabezada por su secretario ejecutivo, Juan Carlos Huarachi, dirigentes de otras organizaciones y autoridades como el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, y el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Arturo Alessandri, inició el recorrido rumbo a la plaza Murillo después de las 17.30.

Miles de personas que portaban banderas, en las que prevalecían la tricolor y la wiphala, llegaron hasta kilómetro cero, donde alrededor de las 17.50, una comisión ingresó al Palacio Quemado para invitar al Jefe de Estado a que deje la vieja casona e inaugure la nueva.

Tal como estaba programado, cerca de las 18.00, el Presidente, el vicepresidente Álvaro García Linera y sus ministros salieron y recorrieron la cuadra de la calle Ayacucho y parte de la calle Potosí, donde están las gradas y el acceso principal a la Casa Grande. La caminata fue lenta debido a que la gente trataba de acercarse y saludar al Jefe de Estado.

El personal de seguridad difícilmente controló la situación debido a la aglomeración, situación que se complicó mucho más cuando comenzaron a subir las gradas.

Antes de ingresar se hizo la tradicional ofrenda y ch’alla para luego en el hall del edificio descubrir una plaqueta, en la que está escrito el nombre del Presidente y del Vicepresidente, así como el mes (agosto) y año (2018) de la inauguración.

Invitados especiales, así como miembros del cuerpo diplomático, esperaban para participar en el histórico acto, que se inició con el Himno Nacional, a las 18.20, y concluyó (después de las 20.00) con las palabras del presidente Evo, quien pidió al cardenal Toribio Ticona que bendiga la infraestructura.

El exejecutivo de la COB Edgar Ramírez; de las ‘Bartolinas’, Segundina Flores; el líder cobista Juan Carlos Huarachi; la presidenta de la Asociación de Municipalidades de Bolivia (AMB), Rocío Molina, y el titular de la FAM Bolivia, Álvaro Ruiz, resaltaron la inauguración y pidieron que continúen las edificaciones para dejar de ser un Estado inquilino.