¿Quién para este Tigre?

Goles son amores

Ricardo Bajo H.

Columnista / Cambio Deportivo

¿Quién para este Tigre?

The Strongest tiene dos equipos (o tres) al mismo nivel superlativo. Farías ha logrado en muy poco tiempo algo inaudito: rotar, sin necesidad (juega sólo un torneo); rotar, sin que el altísimo desempeño futbolístico baje un gramo de contundencia, eficacia, concentración, solidez física y mental. Farías volvió a colocar un plantel ‘alterno’ (¿cuál es el fijo y el ‘suplente’?) con el capitán Pablo Escobar fuera de la convocatoria, por primera vez           en mucho tiempo. 
Este Tigre no depende de un solo jugador (aunque sea éste el mejor de su historia centenaria). Este Tigre de Farías ha aprendido a rajatabla la lección que dejó el Mundial ruso: preponderancia de lo colectivo, explotación máxima de la pelota parada (ensayada, trabajada), fútbol vertical y veloz a la contra y una disciplina defensiva que va in crescendo. Este Tigre trabaja, paciente e inteligentemente, los partidos siempre de menos a más.
The Strongest tiene (casi) tres hombres por posición y ninguno desentona. En Potosí volvieron Villegas, Ortiz, Carcelén y Jara (en defensa). La competencia por jugar es a muerte, la sintonía total es de un equipo unido como una piña, como una máquina letal, como un tractor ‘gualdinegro’ imparable. 
Y donde más se nota esta gran cantidad y calidad de variantes es en la delantera. Si por demasiados años el Tigre careció de (centro)atacantes, ahora tiene superávit: Blackburn (siete goles ya, máximo goleador del campeonato), Novoa (cuatro tantos) y Alcides (que por fin debutó), de nueve. Y por afuera y por detrás del centre forward: Escobar, Ibarguen (cada día más suelto por la banda), Campos, Cardozo y la gambeta más vertical del torneo, Henry Vaca (sólo le falta definir ante el arco). Por eso, sus números asustan, por eso lleva 17 goles a favor y sólo cuatro en contra. ¿Quién para a este Tigre? Solo él mismo.