Charco, canciones del Río de La Plata

Claudio Sánchez *

El documental en América Latina goza de buena salud. Aunque no sea sencillo acceder a estas películas por cierta tiranía constante en las programaciones habituales, una vez que llegan a la pantalla sorprenden y encantan porque es entonces que se descubre un nuevo mundo o se reconocen constantes que rigen la vida.
Charco, canciones del Río de La Plata (2017), es una pieza hipervinculada entre dos ciudades. Una película que recurre muchas veces para reconstruir el pasado de la música de Buenos Aires y Montevideo en la voz (canto) de muchos de sus protagonistas. Con la participación de Jorge Drexler, Fernando Cabrera, Pedro Aznar, Gustavo Santaolalla, Fito Paéz, Palo Pandolfo, Martín Buscaglia o bien los más jóvenes Onda Vaga, Franny Glass, Sofía Viola, junto con Vera Spinetta y Fer Isella, este viaje a la música está conducido por el trovador argentino Pablo Dacal.
Aquí, el director, Julián Chadle, saca a la calle a Dacal, su protagonista, para buscar allí lo que parece tener un sustento teórico importante, aunque no podría ser llevado de igual manera a la pantalla si no fuera por la cantidad de testimonios y reflexiones que hacen los propios involucrados en esto de la música. Son ellos los que explican —desde su punto de vista— el fenómeno musical que se vive entre estas dos urbes, tan hermanas, como una expresión cultural de los pueblos.
Con un formato que puede resultar televisivo por la velocidad con la que se presenta a cada uno de los entrevistados, la película lleva su historia de un tiempo a otro, hace referencias al tango, al candombe, sin olvidar a los letristas del rock nacional y equilibrar esto con cuestiones mucho más contemporáneas, como la cumbia, y su origen también arrabalero, que nos recuerda que la cultura es un ente vivo siempre en transformación.
La película suele exigir del espectador cierto conocimiento previo de ciertos capítulos de la música rioplatense, pero esto se equilibra en tanto el descubrimiento de otros protagonistas —lejos de ciertas leyendas musicales— propone un panorama tan vasto que no hay forma de quedar fuera de esta narración matizada por la propia música. 

* Crítico de cine