Evo pide prosperidad a la Madre Tierra

Una ofrenda a la Madre Tierra en agradecimiento a los frutos que da a la comunidad.

Jackeline Rojas Heredia / Cambio

“Hoy, primer día de agosto, comienza el mes de agradecimiento a la Pachamama, con ofrendas y rituales”, dijo ayer el presidente Evo Morales en su cuenta de Twitter.

Acerca de los rituales expresó: “Nos recuerdan que todo lo que recibimos es fruto de la Madre Tierra, generosa y llena de riqueza. Que sea inicio de un ciclo de mucha prosperidad para nuestra querida Bolivia”.

Los rituales dedicados a la Madre Tierra se efectuaron desde muy temprano en La Paz. 

El área rural es donde más se comparte el acto de agradecimiento y se entregan ofrendas, según explicó Elvira Espejo, directora del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef).

“En la cosmovisión de nuestros ancestros, la Pachamama abre su boca para recibir las ofrendas, el pago por los favores recibidos; está hambrienta. Los rituales en las comunidades se realizan con mucho respeto, pero en el lado urbano a veces se dan excesos o algunas distorsiones”, remarcó.

En el pasado, la ofrenda consistía en semillas, pero ahora en las regiones, departamentos y comunidades los rituales son distintos. En el caso de las minas, las ceremonias buscan atraer la fortuna. En las comunidades se pide la abundancia que brotará de la semilla.

Explicó que dependiendo de las regiones, ya sea el altiplano, los valles o el oriente, se identifican más las diferencias. En los valles, por ejemplo, el tema de las semillas empezará más adelante; en las tierras bajas, en la selva, los rituales son distintos y varían también según el paisaje.

“En las serranías, en las planicies, siempre se recordará el horizonte. En la serranía siempre serán los cerros mayores, como los apus, los que protegen a la comunidad”, declaró Espejo y agregó que lo importante es que los rituales se realicen con respeto y fe. 

Estos consisten no sólo en ofrendar las wilanchas (sacrificio de una llama) y otros elementos, sino también en pedirle permiso a la tierra según lo que necesite la comunidad de ella. Se puede pedir la fertilidad de la semilla para la nueva generación.

“Es una apuesta para que la semilla sea engendrada de la mejor manera. Una vendedora en el comercio, por ejemplo,  pedirá crecimiento en su puesto de venta; son varias las expresiones con relación a la cosmovisión ancestral”, concluyó.