Delírium Trémens en el Centro Cultural Torino

Una cita con las letras, la música y el arte plástico, un encuentro para alimentar los sentidos.

La actividad poética, tanto de creación solitaria como la lectura compartida, crece y se propaga con mayor fuerza en algunas ciudades del país. 
La pasada semana, los consumidores del arte lírico apreciaron y disfrutaron las palabras del poeta beniano Homero Carvalho Oliva, quien se presentó en la Casa del Poeta, espacio que cada semana destina un lugar a la mencionada actividad con el impulso de Elías Blanco y con la presencia de otros protagonistas. 
Otra velada fue la organizada por el escritor y también poeta Adolfo Bonadona y el Círculo de Poetas de la ciudad de La Paz, en la que se compartió, con jóvenes y con escritores ya consagrados, las letras de al menos cinco creadores.
En Santa Cruz de la Sierra no es distinto gracias a las actividades culturales que incluyen la lectura de poemas. Una que destaca por su constancia, cada jueves, se realiza en el espacio organizado y dirigido por el escritor Oscar Puky  Gutiérrez: Poesía en La Calleja, con más de cuatro años de impulso al consumo de creaciones poéticas nacionales. 
En La Paz, hace cinco años y gracias a la constancia y trabajo permanente del escritor Javier Domingo Aruquipa se cuenta con el evento Delírium Trémens, una cita de jueves con la poesía, pero en este caso llega acompañada de la música y del arte de la plástica. Es un esfuerzo encomiable, ya que en el país pocos o quizá nadie afirma que vive del arte, menos aún de la poesía. Sin embargo, los espacios mencionados se constituyen en plataformas de sana convivencia entre quienes gustamos y de alguna manera vivimos de las letras.
Esta noche, el Delírium Trémens llega con las creaciones del reconocido escritor Benjamín Chávez, quien compartirá la lectura con la escritora Anahí Maya Garbizú y con mi persona. La cita es a las 19.30 en el Centro Cultural Torino.