[Opinión] El Estado incentiva la producción de trigo

Willy Franz Acarapi Sullca

Con políticas implementadas a través de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), este año se proyecta cubrir el 50% de la demanda requerida de trigo en el mercado, que alcanza a cerca de 807 mil toneladas (t) anuales.

Para ese objetivo, el Gobierno, a través de la firma estatal, apoya a los productores del país con una serie de medidas, como la compra de trigo, por el que paga un precio mayor a la cotización en el mercado internacional.

Emapa compra la tonelada del grano al precio mínimo de $us 300, cuando en el mercado externo se comercializa en alrededor de $us 267 y $us 268 la tonelada, es decir que el productor recibe unos $us 32 más dentro de Bolivia de lo que recibiría afuera, lo que representa un incentivo económico con la única finalidad de incrementar su producción.

En la actualidad, el grano es el único alimento deficitario en el país porque la producción interna no cubre la demanda anual, por lo que el Estado debe recurrir a la importación de otros mercados, como Argentina.

En este sentido, el apoyo para incrementar los cultivos no sólo se traduce en pagar mejor al productor, sino en la dotación de insumos, como fertilizantes y semillas, además de asesoramiento técnico y capacitación sin ningún costo.

Para acompañar el incentivo a la producción triguera,  Emapa implementó su capacidad de almacenamiento de granos con el fin de garantizar el abastecimiento en el mercado interno ante una posible escasez generada por los fenómenos climáticos.

Según los datos oficiales, hasta junio del presente año, Emapa reportó una reserva de 319 mil toneladas de arroz (51.000 t), maíz (178.000 t) y trigo (90.000 t).