Con la administración Trump se trabaja en un nuevo relacionamiento

Foto: Facebook
El diplomático Pablo Canedo en Washington, sede de sus funciones.

Entrevista: Pablo Canedo Daroca (Encargado de Negocios de Bolivia en EEUU)

Las relaciones comerciales con Estados Unidos están en su nivel más alto en la última década, las exportaciones bolivianas al país del norte alcanzan a 1.000 millones de dólares anuales, resaltó Pablo Canedo Daroca, quien se desempeña como encargado de Negocios en ese país desde julio de 2017.

Sin embargo, casi desde esa cantidad de años no se intercambian embajadores, ya que en septiembre de 2008 el Gobierno boliviano expulsó a Philip Goldberg por su intromisión en asuntos internos, y Washington retribuyó con la expulsión de Gustavo Guzmán.

Canedo, abogado, excandidato a la Gobernación de Tarija por el Movimiento Al Socialismo (MAS) y exdirector de la Oficina Técnica Nacional de los Ríos Pilcomayo y Bermejo, respondió por teléfono a Democracia Directa desde Washington.

A un año de iniciada su gestión diplomática, ¿cuál el balance y cómo califica el estado de las relaciones bilaterales?
La relación de Bolivia con Estados Unidos en la actualidad responde a la necesidad de entender la importancia del respeto a la soberanía y a los valores propios de nuestra Constitución Política del Estado. En la medida en que Estados Unidos comprenda que tenemos esas necesidades como país, las relaciones se irán acercando y convirtiéndose en más robustas y saludables. Al margen de no tener restablecidos los embajadores, he tenido una excelente relación y presencia en todos los niveles del Gobierno norteamericano, una relación muy fluida con los actores. Además del nivel diplomático, que en el comercio nunca ha tenido buena salud como en los últimos 10 años, donde nuestras exportaciones alcanzaron un promedio de 1.000 millones de dólares anuales, casi 10 mil millones de dólares en todo ese período.

¿Cuáles son los principales productos de exportación?
El 40% de productos de minería, como oro, plata, zinc, joyería; otro 40% soya y quinua, y 20% otros. Existen productos manufacturados, hay textiles, pero en porcentajes menores, nunca han sido porcentajes ampulosos como se decía durante el ATPDEA, que representaba casi 60 millones de dólares, teniendo en la actualidad otros sistemas arancelarios.

¿Hay alguna gestión o disposición de las partes para el intercambio de embajadores?
Desde enero del año pasado, con la administración Trump se han llevado tres mesas de trabajo para establecer el avance gradual y paulatino en pro de buscar un nuevo relacionamiento pleno y en coordinación con la Cancillería, dependiendo de la gradualidad y de la reciprocidad que tengan eventualmente.

¿En qué nivel se encuentran las otras áreas de relación?
Como decía, el relacionamiento comercial es el que de mejor salud goza; el cultural, académico también tiene una muy buena calidad, en la zona de influencia de Washington es importante el aporte de nuestros compatriotas a la cultura e identidad boliviana.

Bolivia y EEUU firmaron un acuerdo marco que incluía la cooperación judicial, ¿se cumple o no?
Hay que entender que todos los aspectos están relacionados con la interacción de los poderes del Estado cuando se trata de extradiciones, etcétera. Nosotros en ese tema hemos llevado todas las acciones que permitan la extradición del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada. Desde 2014 se encuentra en el Departamento de Justicia la solicitud y no hemos visto mayores avances, es un tema altamente sensible que no fue considerado.

Considerando la política migratoria de Estados Unidos, ¿se mantiene el interés de bolivianos o bolivianas de viajar a ese país?
La migración a Estados Unidos es altísima, especialmente de los países centroamericanos. La comunidad boliviana tiene alrededor de 5.000 jóvenes (de los casi un millón y medio) involucrados en el DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia). El año pasado fueron repatriados 77 bolivianos, no tenemos reportes de este año, estamos atentos para intervenir.

¿Se mantiene el interés de estadounidenses de visitar Bolivia?
No ha bajado para nada, más bien tenemos un incremento de turistas por la solicitud de visas. Hay una excelente perspectiva en la imagen de Bolivia respecto al turismo, ayuda mucho que algunas películas se hayan filmado en el salar de Uyuni, como Star Wars, y aumentan las solicitudes de visas para visitar el país. En 2016 fueron 36.000 y 63.000 en 2017.

¿Qué puede añadir sobre su gestión diplomática?
Me siento contento de mostrar una Bolivia que da resultados comprobables con respecto al manejo de la economía; en los bancos y círculos diplomáticos ven a Bolivia como un ejemplo en cuanto a la administración de recursos y al mantenimiento de reservas y a la reducción de la pobreza extrema. Se evalúa positivamente que tengamos una participación casi paritaria de género en la Asamblea Legislativa, que la participación en las urnas de más del 50% elija a un presidente de origen indígena, lo que es una muestra de la diversidad. El mensaje boliviano es fuerte, se tiene una excelente recepción, el tema de la quinua sigue siendo exitoso, los vinos, los singanis también tienen buena recepción. 

Estoy seguro que el puente que estamos construyendo nos llevará a futuros acuerdos de manera armónica y de respeto cuando tengamos la capacidad de entender la naturaleza de Bolivia.