Lenguajes que emergen del alma en homenaje a La Paz

Obra de Raúl Tizia Nina
Mi amor por ti

Más de 200 obras se presentaron en la LXVI versión del concurso Salón Pedro Domingo Murillo. Muchas se exponen en el Museo      Tambo Quirquincho hasta el 31 de julio.

El concurso es el más antiguo del país y concentra las creaciones artísticas en cinco especialidades. Las obras que se reproducen en este espacio no fueron las ganadoras; sin embargo, las promocionamos en mérito a la calidad creativa de los autores y autoras.
Son 131 que se exhiben en varias salas. Si bien en el caso de las  pinturas cada una fue elaborada con técnicas distintas, todas expresan visiones particulares, monótonos días de vida en medio de la urbe paceña,  retratos irónicos o hechos a modo de sátira y situaciones trágicas.
Interpretaciones que no sólo surgen por las imágenes en sí, sino por los nombres que cada uno de los artistas eligió para bautizar su obra.
A simple vista, el lienzo de Raúl William Tizia Nina revela uno de tantos muñecos colgados para advertir a los ladrones que sean encontrados in fraganti; sin embargo, los colores tenues, la luz, el fondo con el Illimani y sobre todo el nombre de la obra, Mi amor por ti, permiten al observador generar varias interpretaciones sobre ella.  
La especialidad de escultura también presenta infinidad de narrativas, unas más relacionadas con lo cotidiano o lo amargo, con lo que se identifican algunos sectores en la sociedad, como es el caso de los mineros a través de una escultura de minero que llama la atención por la profunda tristeza que proyecta su rostro. 
O bien obras poéticas, como la escultura en madera de Malqui Rojas, una especie de ser ángel u hombre que parece crearse en el mismo lugar mientras extiende un ala. 
J. R. H.

Imágenes en equilibrio, más de un ser representado en ellas, en diálogo y contraste. Las cinco especialidades fueron: pintura, escultura, dibujo, grabado y otros medios.