Antonio Seoane, gestor del levantamiento de 1810

Gonzalo Pérez Bejar

La directa participación del doctor Antonio Vicente Seoane en el levantamiento del 24 de septiembre de 1810 marcó el rumbo de su actividad política durante la conflagración de los 15 años que duró la Guerra de la Independencia.

Seoane fue uno de los gestores del levantamiento cruceño contra el dominio español, el 24 de septiembre de 1810, y formó parte del primer pronunciamiento cruceño por la independencia.

La escritora Paula Peña refiere que participó en la Junta de Gobierno hasta su finalización y fue elegido diputado por la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en la Asamblea Constituyente de 1825.

De hecho —apunta— fue uno de los intelectuales cruceños que jugó un papel activo en la creación de Bolivia como en los años posteriores, cuando se consolidó el nuevo Estado, apunta el abogado y escritor Issac Sandóval Rodríguez.

Durante el período de la Colonia, los virreinatos del Río de la Plata y del Perú se disputaron el control de la tierra de Ñuflo de Chávez (1561), pero ésta estaba lejos de las decisiones políticas de ambos.

La consecuente pregunta era saber, ¿cómo es que llegan las ideas revolucionarias y de libertad hasta esas tierras?

Santa Cruz de la Sierra era un pequeño núcleo urbano con escasa o ninguna gravitación en la vida político-administrativa de la Audiencia de Charcas, de difícil acceso por las enormes distancias (estaba lejos de cualquier parte) y la ausencia de caminos.

Los cruceños de esa época vivían con el arado en una mano y el fusil en la otra, sostiene el escritor Isaac Sandóval.

“Sin duda, la Iglesia estaba al tanto de lo que ocurría en el continente, los militares de igual manera y también los que estudiaron en la Universidad de Charcas, imbuidos de ideas libertarias” que surgieron en Chuquisaca y La Paz.

Según Sandóval, en ese período se formó “la troica”, conformada por el cura José Andrés Salvatierra, el coronel Antonio Suárez Arteaga y el abogado Antonio Vicente Seoane Robledo, éste último hijo del antiguo gobernador español en Santa Cruz, que convocó a un cabildo abierto para romper con el antiguo régimen.

En el levantamiento colaboraron Eustaquio Moldes y Juan Manuel Lemoine, adscritos al movimiento libertario del Río de la Plata. 
Ese 24 de septiembre de 1810, Santa Cruz celebraba el día de Nuestra Señora de las Mercedes, por lo que la mayor parte de los ocho mil habitantes que vivían en el pueblo estaba reunida en la Plaza de Armas.

La concentración de los cruceños fue aprovechada para realizar el cabildo abierto, en el que se determinaron las primeras acciones por la independencia.

Trayectoria

Seoane se desempeñó en altas comisiones políticas y administrativas, como la de diputado nacional, senador y consejero de Estado, sostiene el escritor Alcides Parejas Moreno.

“En 1825, es decir 15 años después, el doctor Antonio Vicente Seoane fue elegido diputado ante la Asamblea Constituyente convocada por el Mariscal Sucre para la creación de la República. De ese modo participó en la creación de la República de Bolivia”.

En ese período no se halló antecedente de que Seoane haya tenido relación política o intelectual con el doctor chuquisaqueño Casimiro Olañeta, que estaba dedicado a convencer al Mariscal Antonio José de Sucre para que se funde una nueva República, que a la postre llevaría el nombre del Libertador Simón Bolívar.

Vicente Seoane y Vicente Caballero recibieron el pliego de instrucciones de la ilustre municipalidad cruceña con 21 puntos sobre el desempeño que debían cumplir en la Asamblea Constituyente y así lo hicieron aunque llegaron a Chuquisaca en distintas fechas, sostiene Alcides Pareja.

Datos

» Nació en Santa Cruz en 1872 y falleció en su ciudad natal en 1858.
» Abogado de profesión y patriota.
» Llegó a Sucre el 6 de agosto de 1825, instante en que se daba a conocer el Acta de la Independencia.