Bolivia duplicó la oferta de energía eléctrica en 12 años

Foto: Archivo
La central hidroeléctrica de Misicuni, en Cochabamba.

Franz Acarapi / Cambio

En 2017, la oferta de la potencia eléctrica del Sistema Interconectado Nacional (SIN) alcanzó a 2.078 megavatios (MW) como resultado de las inversiones en proyectos implementados por ENDE, el doble de la registrada en 2005, cuando estaba en 1.038 MW.

“Este aumento se debió al incremento de la inversión en proyectos hidroeléctricos y energías alternativas gracias a la nacionalización de ENDE (Empresa Nacional de Electricidad) y a la ampliación de la potencia en las centrales termoeléctricas”, señala el documento Memoria de la Economía Boliviana 2017, presentado en junio.

Proyectos de ENDE

De acuerdo con este informe, el año anterior fue inaugurado el Proyecto Múltiple Misicuni, en el departamento de Cochabamba, que adicionó una potencia de 120 MW al SIN.

También se entregaron generadoras termoeléctricas de diésel a las poblaciones de Rurrenabaque, Yucumo, San Borja, San Ignacio de Moxos y Santa Ana del Yacuma, del departamento de Beni, con una potencia total de 6,3 MW. En lo referente al transporte de energía se concluyeron las líneas de transmisión Warnes-Las Brechas (Santa Cruz), Warnes-Urubó (Santa Cruz), San José-Santiváñez (Cochabamba) y Caihuasi-Jeruyo (Oruro).

En la pasada gestión, ENDE dio continuidad a nuevos proyectos, como la construcción de las plantas hidroeléctricas San José e Ivirizú, ambos en Cochabamba; además de los ciclos combinados (vapor y gas) en las termoeléctricas del Sur (Tarija), Entre Ríos (Cochabamba) y Warnes (Santa Cruz). De acuerdo con la estatal de electricidad, sólo estos tres últimos ampliarán la potencia de generación en 1.000 MW en 2019.

A estos emprendimientos se deben sumar los proyectos en energía alternativa, como las plantas solares en Yunchará (Tarija) y Uyuni (Potosí), y la instalación de una geotérmica en la Laguna Colorada (Potosí).

Inversión en energía 

El documento del Ministerio de Economía indica que los recursos económicos invertidos por ENDE alcanzaron a $us 741 millones en 2017, inferior en 10,2% respecto a 2016, cuando se ejecutaron $us 825 millones. Éste último representó un nivel histórico nunca antes observado en el sector energético del país.

El informe explica que la reducción de la ejecución de inversiones de ENDE del pasado año se debe a demoras en los proyectos hidroeléctricos Rositas, Río Miguillas, Ivirizú, San José, entre otros.

Metas hasta 2025

El Gobierno programó $us 30.000 millones de inversión en el período 2016-2025 para la ejecución de más de 30 proyectos en el sector de energía con la finalidad de ampliar la generación eléctrica nacional hasta 15.000 MW y convertir a Bolivia en el corazón energético de Suramérica.