Año nuevo, crítica nueva

De acuerdo con la cosmovisión andino-amazónica, iniciamos un nuevo tiempo. ¿Lo reflejará el cine?

 Claudio Sánchez *

Ahora que celebramos un nuevo tiempo, con esta llegada de un año nuevo dentro de las cosmovisiones andinas y amazónicas, es el momento de hacer valoraciones y proponer nuevas líneas de análisis.
Esta celebración institucionalizada del nuevo año es también una consecuencia del Proceso de Cambio (PC). Es momento entonces de pensar en este concepto y el ahora. En este sentido, el cine no está divorciado de su realidad inmediata, los cineastas son también resultado de su entorno y su tiempo. Siendo así, se debería poder hablar de una generación del PC. Del mismo modo que se debería poder pensar en la crítica del PC.
La película más política estrenada recientemente en Bolivia es Eugenia, de Martín Boulocq. No es casual que el cineasta cochabambino apueste por hacer reflexiones sobre el país, más aún cuando tiene una de las sensibilidades sociales mejor desarrolladas de la más reciente cinematografía nacional. 
¿Cómo se ha visto a Eugenia? Si es que acaso existiría una generación del PC en la crítica boliviana de cine  —como alguna vez se pensó—, entonces quienes nos dedicamos a este oficio deberíamos haber podido ver más allá de lo obvio, y no haber caído en la tentación simplista de haber llevado el tema central a una cuestión sobre el rol de la mujer en la sociedad, etiquetando de feminista o machista el discurso de una película que va más allá de esta fácil resolución del problema.
Si existiera la generación del PC, entonces se debería haber leído a Eugenia —también— como la feminización del país. Hay tantas referencias a un tiempo determinado, hay tantos exteriores y escenas que son filmados en un aquí/ahora que no es posible pretender hacer invisible su condición de película política, que no es en caso alguno un panfleto partidario. 
Que sea un feriado plurinacional declarado y validado en toda Bolivia no es casualidad, es una forma de celebrar el nuevo tiempo, sólo que esto no debería quedar en lo simbólico, sino que debería permitirnos reflexionar cuánto hemos cambiado como ciudadanos frente al PC.     
   
* Crítico de cine