Dieta de astronautas de la nasa incluyó a la cañahua boliviana

Foto: Granja Samiri
La cañahua producida en la comunidad Cabildo Pata, en Oruro.

Maribel Condori Monrroy

La cañahua, que se produce de forma orgánica en el municipio de Toledo del departamento de Oruro, llegó a la dieta alimenticia de los astronautas de la Agencia Espacial de Estados Unidos (Nasa, por sus siglas en inglés).  

El grano andino —similar a la quinua— es considerado uno de los alimentos altamente nutritivos y más resistentes a las condiciones climatológicas, como sequías, heladas, vientos y lluvias, indicó a Cambio la productora e ingeniera agrónoma Trigidia Jiménez. 

Desde hace 13 años, Jiménez y su esposo, Wilfredo Canaviri, son propietarios de la granja Samiri, ubicada en la comunidad Cabildo Pata del municipio Toledo, situado a 67 kilómetros de la ciudad de Oruro, donde anualmente se siembran y cosechan unas 80 hectáreas (ha) de cañahua.

A través de los saberes ancestrales, heredados de sus abuelos, y el uso de las tecnologías, los esposos convirtieron a la granja en la mayor productora de cañahua orgánica de Bolivia y quizá del mundo.  

Jiménez señaló que el alimento fue exportado el año pasado a Estados Unidos; sin embargo, la prioridad de la microempresa es abarcar el mercado interno y contribuir a la seguridad alimentaria del país. 

Manifestó que si bien la cañahua es un producto poco conocido y consumido en Bolivia, es demandando en el mercado internacional, principalmente procesado y por sus propiedades nutricionales. 

“Le hemos entregado cañahua a una empresa de Cochabamba, que transformó y envió el producto (en barras energéticas y galletas) directamente a la NASA. Para nosotros los productores, este logro es una gran satisfacción”, resaltó Jiménez. 

La granja Samiri no sólo se dedica a la producción, sino también a la transformación y comercialización de cañahua en pito, harina y pipocas. Tales alimentos se ofrecen en Oruro, La Paz y Cochabamba, a través de ferias y la cadena de supermercados ICE Norte. 

Jiménez indicó que para fomentar la producción e incentivar el consumo de la cañahua en el país, la granja recibe el apoyo del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Movimiento de Integración Gastronómico Boliviano (MIGA) y las Escuelas Manq’a.  

Detalló que con el Iniaf trabajan en el mejoramiento genético de semilla para aumentar los rendimientos de producción por hectárea; con el IICA, en proyectos para incrementar la producción; con Miga y las Escuelas Manq’a, en estrategias para insertar el alimento en la gastronomía boliviana.

Inaugurarán la primera planta de cañahua 

La propietaria de la granja Samiri indicó que a finales de este mes o inicios de julio en Oruro se inaugurará la primera Planta de Procesamiento de Cañahua con maquinarias y tecnología específicamente para la transformación de este tipo de grano.

El proyecto cuenta con el apoyo del Fondo de Innovación, la Fundación para el Desarrollo Nacional de Áreas Protegidas (Fundesnap) y Fundación Valles. 

Indicó que con el nuevo complejo industrial se presentará al mercado cinco nuevos productos a base de cañahua, como apis y sopas instantáneas, barras energéticas, hojuelas y pipocas. 

Maravilloso grano andino

El representante del IICA en Bolivia, el ecuatoriano Santiago Vélez León, resaltó que para esta entidad es motivante contribuir a la producción de este grano. En los cinco años de trabajo con los agricultores de Toledo, uno de los grandes logros fue el Primer Congreso Nacional sobre la Cañahua, realizado en 2017.

“La cañahua es un grano andino maravilloso porque —además de sus propiedades nutricionales— es una planta que se adapta a las variaciones del cambio climático, como la sequía o la helada. Es una planta muy resistente”, destacó el ejecutivo. 

APUNTES 

  • La granja Samiri trabaja con tres variedades de cañahua: wila, para harina; jank’o, para pito, y samiri, para pipocas. Este año se prevé liberar dos tipos de semillas.   
  • Produce anualmente 15 toneladas (t) de cañahua para su comercialización en el mercado nacional e internacional, según el Iniaf, dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural.