Reavivan las diferencias de la Iglesia católica en Bolivia

Foto: Jorge Medina
El secretario general de la CEB, monseñor Aurelio Pesoa, en una reciente conferencia de prensa.

Fernando del Carpio Z.

Un remezón sacudió a la Iglesia católica boliviana después de que el papa Francisco designó como cardenal al obispo Toribio Ticona Porco, quien se excusó de opinar sobre algunas cuestiones políticas, como el referendo constitucional de 2016, y en torno a los cuales se pronunció la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

La cúpula eclesiástica aclaró en un comunicado que la CEB es la voz oficial y que el Cardenal es sólo un miembro más.

Ese hecho generó una serie de reacciones.

El vicepresidente Álvaro García Linera atribuyó la postura de la CEB a un acto de discriminación “porque es del campo, porque es indígena, igual que nuestro presidente (Evo) Morales”.

Al sociólogo Eduardo Paz Rada no le extraña esa posición porque las diferencias dentro de la Iglesia Católica boliviana no son nuevas, en el pasado (años 60 y 70) surgió la Teología de la Liberación y los religiosos y religiosas tomaron una posición más comprometida con el pueblo, mientras la jerarquía se mantenía con los sectores de poder, a pesar de lo que había determinado el Concilio Vaticano II, una opción más cercana a los pobres.

Paz Rada refiere que ese antecedente se fue reproduciendo a lo largo de los años, y en las últimas tres décadas los obispos de la CEB se alinearon con un proyecto liberal, conservador, desapareciendo o acallando a la corriente más popular de la Iglesia católica.

Mientras que para el obispo emérito de la iglesia metodista y exdefensor del Pueblo Rolando Villena es un asunto circunstancial. 

“La Iglesia católica cuida mucho no generar ninguna contradicción y estoy casi seguro de que se rectificará en la línea de mantener una imagen de alguna manera unitaria como Iglesia católica y de respaldo también a Ticona”, argumentó.

Villena sostiene que después de la sorpresiva designación de Ticona “lo que falta es que haya un buen asesoramiento de carácter político y pastoral para que su accionar tenga una línea”.

Ticona, la máxima autoridad

Paz Rada manifestó que el nuevo Cardenal, a diferencia de otros obispos, tiene posiciones más sensibles a los problemas de los sectores pobres, lo que provoca un choque con el sector conservador de la jerarquía eclesiástica.

“Destacar que el papa Francisco tiene una posición muy clara y comprometida, tercermundista con los sectores pobres y populares de todas las regiones del mundo, que está en contradicción con la cúpula de obispos conservadores y neoliberales”, apuntó.

El sociólogo y docente de la UMSA considera que las posiciones divergentes se mantendrán al retorno del Cardenal a Bolivia, aunque dependerá mucho del discurso y el lugar que tome el prelado porque “es, sin lugar a dudas, la autoridad máxima de la Iglesia en Bolivia, por lo que será importante su palabra y seguramente en medio de fricciones, de polémicas internas tendrá que salir una voz mucho más comprometida con los sectores sociales y no con las élites del país”.

El Papa opta por una línea distinta 

El sociólogo Eduardo Paz Rada advierte que los obispos estuvieron desarrollando una actividad conservadora, fuertemente opositora a las medidas que toma el Gobierno, lo que ha chocado con la posición del propio papa Francisco.

“El momento en que el Papa nombra al obispo Ticona está optando por una línea distinta, un reconocimiento de la importancia que tienen los religiosos bolivianos, y es cierto que la CEB es dominada por obispos de origen europeo, que están dando la línea, por lo que hay una ruptura en este momento con el nuevo Cardenal”, remarcó.

Obispos: la CEB es la voz oficial

Después de que el cardenal Toribio Ticona se excusó de opinar sobre el referendo del 21 de febrero de 2016 porque el presidente Evo Morales es su amigo, los obispos expresaron en un comunicado que ellos tienen la voz oficial de la Iglesia católica en el país. “La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, presidente, vicepresidente, secretario general y consejo episcopal permanente, es la voz oficial de la Iglesia católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como obispo emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus estatutos”.