“El gran desafío de la CAN es unirnos, crear mercados y ser más competitivos”

Entrevista: Walker San Miguel Rodríguez (Secretario General de la Comunidad Andina  de Naciones (CAN))

Los principales mercados para la producción boliviana, especialmente de oleaginosas, son Colombia y Perú, y las perspectivas son promisorias con la apertura de Ecuador. Esos tres países junto con Bolivia forman parte de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que celebrará en 2019 medio siglo de existencia.

El boliviano Walker San Miguel, después de dos años y medio de gestión, se apresta a dejar la Secretaría General y en ocasión de su reciente visita a la ciudad de La Paz (la sede de sus funciones es Lima), el funcionario habló con Democracia Directa.

San Miguel dijo que se trabaja en el relanzamiento de las cumbres presidenciales andinas y resaltó la política económica del gobierno dirigido por el presidente Evo Morales, debido a que ya no depende de los dictámenes del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía es una de las más sólidas de la región y en consecuencia las perspectivas son mucho más alentadoras.

¿Cuál es el balance de su gestión como principal autoridad de la CAN?
Es difícil hacer un balance autocalificador, pero lo que puedo decir con datos muy objetivos es que el mecanismo de la Comunidad Andina ha vuelto a los primeros planos de los procesos de integración en América Latina y precisamente esto es lo que destacaría de mi gestión, considerando que los procesos en la región han sufrido muchos avatares; la misma CAN, con la salida de Venezuela hace 12 años, y en los dos últimos años la Celac, Unasur y Mercosur han tenido sus crisis, esperemos que las resuelvan porque todos son procesos de integración con objetivos muy potentes para el desarrollo social y económico de los pueblos. La CAN afortunadamente no ha tenido esos problemas y nos hemos concentrado para superar mucho más las barreras arancelarias; estamos trabajando fuertemente en la interconexión eléctrica, ya tenemos una normativa, las pequeñas y medianas empresas trabajaron fundamentalmente para mejorar la producción y por eso los tres últimos años han ido creciendo; estamos trabajando con la CAF un estudio que tienda a reducir y ojalá eliminar los costos del roaming de voz y datos del móvil del celular en los cuatro países. Entonces, mi balance es positivo de los dos años y medio de mi gestión. Todas las decisiones que toma la CAN son en consenso, de hecho, el secretario general es la autoridad administrativa que representa al órgano, pero los que toman las decisiones son los países, por eso destaco el apoyo que he tenido de las cancillerías y de los ministerios de Comercio de los cuatro países.

El 17 de junio cumplió su mandato, ¿irá a la reelección o le corresponde ocupar la Secretaría General a un funcionario de otro país?
La normativa, que es el Acuerdo de Cartagena, señala que cada país ostenta la secretaría por cinco años, y Bolivia la ostentó; mi antecesor, Pablo Guzmán, estuvo dos años y medio, y mi persona igual; la rotación sería a favor de Colombia, que adoptaría un nombre que sería aprobado por los tres países para el cargo de secretario general. Tendría que haberse efectuado el 29 de mayo, en la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores en Lima, pero se pospuso hasta este mes. En tanto, continúo en funciones, pero también está prevista la posibilidad de interinato en caso de que se amplíe más allá de tres meses, la dirección más antigua.

¿Qué acciones encaró para fortalecer la integración entre los países miembros de la región andina?
Quisiera remarcar especialmente el proceso de interconexión eléctrica, pues las discusiones vienen desde 2011, 2012, pero fue finalmente en nuestra gestión que se aprobó, en abril del año pasado. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) nos apoyó muchísimo para que se lleven a cabo las reuniones en distintos países y hoy tenemos aprobada la Decisión Andina 816, que ratifica el marco común de interconexión eléctrica; ahora estamos trabajando los reglamentos también con apoyo del BID, son tres reglamentos: uno comercial, otro operativo y el tercero para la designación de un coordinador que  organice el sistema interconectado. Es un gran logro; cuando las empresas quieran hacer transacciones de energía eléctrica entre los cuatro países, ya tendrán toda la normativa hecha, los contratos bilaterales, de las empresas o de los estados. Esto será incluso un ejemplo en la región, pues en la mayoría de los casos los acuerdos son bilaterales y nosotros estamos demostrando que se puede lograr consenso entre cuatro países que tienen un gran potencial eléctrico, como Bolivia, que aspira a ser un nudo energético en el continente. Otro aspecto importante es el éxito que hemos tenido en los encuentros empresariales o macrorrueda de negocios; en mi gestión me tocó Guayaquil en 2016; Armenia, Colombia, el año pasado, y el 6 y 7 de mayo en Arequipa, Perú. Cada año subió el monto de intención de negocios, llegando en Arequipa a 50 millones de dólares, todas fueron pequeñas y medianas empresas de los cuatro países; y los dos últimos años con la Unión Europea como región invitada, por tanto, con bastantes compradores de España, Francia y Holanda; en 2019 se realizará en abril en La Paz.

Respecto al roaming, ¿qué nos puede informar?
Los costos son muy altos, la CAF nos dio un fondo no reembolsable para contratar consultores del más alto nivel; las conclusiones las presentaremos y pasaremos a la fase decisoria para ver en qué momento se aplica la paulatina reducción de los costos hasta su total eliminación, como se hizo en Europa; eso queremos replicar en la CAN y ojalá en toda Suramérica. Participarían todas las telefónicas, los entes reguladores y los ministerios del área. Es un proceso validado en cada país, el siguiente paso es un marco regulador común al que las empresas tendrían que adaptarse. Las empresas no perderán, sino ganarán más usuarios.

¿Las exportaciones bolivianas, sobre todo oleaginosas, continúan siendo las más importantes a los países de la CAN?
Ciertamente las oleaginosas continúan siendo el rubro más importante, pero lo que hemos visto es que Bolivia aumentó su oferta exportable en productos manufacturados de todo tipo: metalmecánica, textiles, cuero, productos orgánicos. Debemos tomar en cuenta que la CAN es el tercer destino de exportaciones de Bolivia, lo que quiere decir que los colombianos, peruanos y ecuatorianos compran producción boliviana, y en la medida en que crezca el comercio intracomunitario nos volvemos menos dependientes de las crisis internacionales. La soya continúa con sus niveles de exportación, lo que queremos es que sea igual con productos más refinados y que más productos agrícolas, orgánicos se trasladen al comercio intracomunitario donde no hay aranceles, ése es el gran logro de la integración andina, arancel cero.

En materia migratoria, ¿qué se proyecta?
El estatuto migratorio andino es uno de los más modernos y facilitadores del tránsito y movilidad humana entre los cuatro países andinos; 180 días de libre estadía ampliables a otros 180 días, no habrá necesidad de permisos especiales para estudio y trabajo temporal; estos aspectos dinamizarán la verdadera integración, que es lo que hicieron en Europa, que las fronteras se vayan borrando un poco y que haya más interacción entre las empresas, las personas y las familias. El estatuto migratorio está terminado en su totalidad en su revisión en grande, se ingresó a la etapa en detalle; como se requiere consenso, se debe resolver cada uno de los puntos, faltará un 5%. Los cancilleres lo deben aprobar como norma supranacional; además de la cédula de identidad, se tiene la tarjeta migratoria electrónica, que se debe extender a las terminales terrestres porque se aplica en los aeropuertos. El Centro Binacional de Atención en Frontera, inaugurado recientemente en  Desaguadero, nació en la CAN con la Decisión 501 hace varios años y ahora se materializó; en una sola mesa y en unos minutos se hace todo el trámite migratorio, lo que antes se hacía en horas. La carga también, en poco tiempo, se simplificaron los trámites.

Algunos países andinos llegaron a acuerdos con la Unión Europea, ¿por qué la negociación no se encaró en bloque?
Ese tema provocó la salida de Venezuela de la CAN porque la negociación con la Unión Europea (UE) debió ser en bloque, ya que la CAN tenía acuerdos. Hace un año y medio Ecuador suscribió un acuerdo con la UE, y Bolivia no lo hizo, pero puede colgarse de cualquier acuerdo bilateral para exportar a la UE; no olvidemos que está por ingresar al Mercado Común del Sur (Mercosur) como miembro pleno y el bloque está negociando con la UE.

¿Cómo se proyecta la CAN para los próximos años y cuáles son los desafíos que debe encarar?
Los desafíos son las trabas burocráticas, pese a que hay normas, decisiones, algunas particularidades atentan, llámese bloqueo de camioneros, caída de sistemas informáticos o excesivos requisitos fitosanitarios (que hacen imposible la exportación de vegetales), falta de respeto a la propiedad intelectual y algunas posturas ideológicas que son contrarias a la integración. Si no nos unimos, jamás podremos competir, ése es el gran desafío para crear grandes mercados.

¿Cómo observa a los demás bloques de integración como la Unasur, la Celac y el alba?
Hay que diferenciar que Unasur y Celac son organismos de corte más político, foros políticos que son necesarios; en cambio Mercosur y la CAN somos organismos con énfasis comercial, económico, de integración física, productiva, pero en algún momento tiene que haber esa simbiosis y converger en objetivos comunes.

Bloque alienta relanzar el Consejo Presidencial Andino

¿Considera que la CAN requiere ser impulsada mucho más por los presidentes de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, o se encuentra en un buen nivel? ¿Cuándo se realizará una nueva cumbre?
Estamos impulsando que para los 50 años de la CAN, que se celebrarán en 2019, se restablezca el Consejo Presidencial Andino, que dejó de sesionar desde 2011; solamente tomaron decisiones los cancilleres y los ministros de Comercio, por tanto, desde la Secretaría General impulsamos; hablé con la mayoría de los presidentes de Colombia, Perú y Bolivia, y la Canciller ecuatoriana para que se restituya el Consejo Presidencial Andino, primero anualmente. En 1969 se firmó el Acuerdo de Cartagena con el nombre de Pacto Andino; Lima es la sede de la CAN, que tiene otros órganos como el Parlamento Andino, el Tribunal de Justicia para resolver controversias, la Universidad Andina, la CAF, que es un gran banco de desarrollo.

Bolivia es miembro de la mayoría de los organismos de integración, ¿cree que la CAN es complementaria o en qué situación se ubica?
Bolivia, al ser el corazón de Suramérica y formar parte de la cuenca del Pacífico, del Plata y la Amazonia, ser fundadora de la OEA, de la Celac, Unasur, muestra que es un país integracionista. Bolivia ha aprovechado todos los foros para plantear el tema marítimo, la CAN reconoce que Bolivia es un país mediterráneo que requiere una atención especial, porque su desarrollo ha estado ralentizado por su falta de acceso al océano Pacífico.

Perfil

  • Nació en La Paz el 6 de agosto de 1963. Jurista, fue presidente del Colegio de Abogados de La Paz.
  • Ministro de Defensa (2006-2010).
  • Cónsul General de Bolivia en Chile (2010-2011).
  • Docente de la Universidad Andina Simón Bolívar.
  • Tiene una maestría en Comercio Internacional.
  • Secretario General de la CAN (2016-2018).