Un intelectual comprometido

Arnaldo Mejía Méndez

El Beni le ha dado a Bolivia valores brillantes en el campo de las letras.

Homero Carvalho Oliva*

Arnaldo Mejía Méndez nació el 12 de octubre de 1947 en la ciudad de la Santísima Trinidad, es uno de los pocos escritores e intelectuales benianos que, desde el terruño, se ocupa de diversos temas importantes para el departamento y para la nación. Comprometido con el Beni, ama entrañablemente a su gente, sus ríos, sus lagunas, su flora, su fauna, sus cielos y su cultura. Es un hombre íntegro, un investigador de la historia y de la sociedad, dedicado y metódico. 
Su labor es silenciosa y la hace sin el apoyo económico de ninguna institución nacional, regional, municipal o universitaria; lo hace llevado por su gran espíritu moxeño, en el que se funden nuestro milenario pasado histórico con el presente de lucha para salir del subdesarrollo. 
Su obra, tanto como de investigador como de creador, se constituye en un reconocimiento de lo que hacemos los benianos por nuestro departamento. Ha publicado varios libros, entre los que se destacan Moxos: simbiosis de leyenda, las antologías Poetas de huellas imborrables, Primera antología de viejos y nuevos cuentos benianos, que han alcanzado tres ediciones; Benianos de alma universal y los poemarios Lunario de sueños y Sembrando jaikus; en el campo de la biografía publicó José Ballivián y el oriente boliviano, en el que incluye un capítulo titulado El Tipnis, un tema de reflexión, así como otros que tienen que ver con la identidad regional.
Ahora publica un compendio de algunos de sus mejores artículos, semblanzas, ensayos y comentarios bajo el título de Costal de letras, dividido en cuatro partes: ‘Páginas para la historia’, que incluye semblanzas de varios intelectuales benianos como Roger Becerra Casanovas, José Villar, Yulita Natusch y otros; luego viene ‘Mis abalorios’, que comprende entrevistas que le hicieron a lo largo de su vida, así como escritos sobre su obra y personalidad; la tercera parte se titula ‘Artículos intemporales’, en esta sección Arnaldo muestra su vuelo universal escribiendo acerca de personajes de la política, la historia y la literatura como Pericles, Karl Marx, Simón Bolívar, Edgar Allan Poe y muchos otros; por último ‘Valoración de algunas obras de nuestros escritores’, en el que Arnaldo analiza con mucho conocimiento literario la escritura de varios escritores benianos, entre los que se destacan Ruber Carvalho Urey, Hernando García Vespa, Ambrosio García y otros. 
En una entrevista que le hicieron en una revista de la ciudad de La Paz, Arnaldo se define a sí mismo de la siguiente manera: “Sin falsa modestia, yo me califico con orgullo como una persona sencilla, que sabe vivir vacía de apariencias, de prejuicios y libre de esa manía de las figuraciones. No me gusta para nada el falso brillo de los oropeles. Me considero un hijo neto del Beni con hondos compromisos por sus nobles causas. 
Quiero hacer una aclaración, en el campo de las letras, yo no soy un profesional académico, tan sólo soy un simple aficionado y nada más. Sin embargo, esa afición por escribir se ha tornado en mí desde hace tiempo en una constante que me empuja a estar permanentemente escribiendo. Fruto de ese sostenido empeño son los trece libros que tengo ya editados, esto, no obstante las limitaciones que en mi caso se hacen sentir de manera permanente, principalmente en lo tocante al aspecto económico, pues sucede que en el Beni o en cualquier otra parte del país cuesta mucho dinero el hecho de publicar un libro por propia cuenta”.
Y acerca de nuestra literatura regional, ¿cuál es desde su punto valorativo el lugar del cuento y la poesía beniana en la literatura boliviana?, responde: “Hace tiempo que el cuento y la poesía del Beni ocupan ya un alto lugar en la literatura boliviana. 
El Beni, hasta ahora, ha dado a Bolivia valores brillantes en el campo de las letras. Sólo por citar algunos, ahí se los tiene a Pedro Shimose, quien es toda una referencia literaria incluso a nivel internacional; Rosario Aquim Chávez, una Musa victoriosa de la poesía amazónica; doña Mary Luz Monje Landívar, encanto de flor mojeña de los versos amatorios; don Ambrosio García Rivera, un poeta de caudalosa inspiración romántica; don Gilfredo Cortés Candia, un excelente narrador y poeta, autor de cuentos y leyendas bellas y versos fraganciosos tan llenos de ternura; está Homero Carvalho Oliva, un beniano de altas dotes literarias que se ha dado el lujo de ganar los tres premios nacionales en cuento, poesía y novela”.
Sin duda alguna, este libro se convertirá en un texto de referencia de las obras así como de la personalidad de algunos de nuestros escritores e intelectuales benianos más importantes de todos los tiempos. Muchas gracias, querido Arnaldo, por tu compromiso con la región, con Bolivia y con el mundo. 

*Escritor, poeta y gestor cultural