Satélite promueve formación en tecnología espacial

Jorge Mamani
Pedro Camargo, en la sala de Telepuerto de la Estación de Amachuma, en El Alto.

 

Maribel Condori Monrroy / Cambio

Luego de obtener su título de la Escuela Militar de Ingeniería (EMI), Pedro Camargo (31 años) ganó una beca a China que el Gobierno, a través de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), dispuso para el manejo del satélite Túpac Katari (TKSAT-1).

Pedro es ingeniero y trabaja más de tres años para la ABE. Actualmente se desempeña en la sala de Telepuerto instalada en la Estación de Amachuma, ubicada en el Distrito 10 de la ciudad de El Alto.

Desde ese predio, el experto relató a Cambio que la aventura de trabajar para el funcionamiento del TKSAT-1 empezó en 2013, cuando viajó junto con 10 personas a una academia de China para capacitarse durante tres meses en la operación de telepuerto y aplicaciones satelitales.   

“Todas las clases eran dictadas en inglés, el nivel académico de los docentes chinos era muy bueno, eso nos exigía estudiar mucho más y aprender todo lo que implica la operación de telepuerto”, añadió.  

Pedro dijo que su jornada de trabajo empieza a las 12.00 y concluye a las 20.30. Durante ocho horas, su tarea es administrar aplicaciones que permiten brindar el servicio de televisión satelital a los usuarios finales.   

“Agradezco al Gobierno por haberme dado la oportunidad de estudiar en el exterior y especializarme. Cada día me esfuerzo para dar lo mejor de mí en este trabajo con el cual se brinda un servicio masivo a Bolivia. Mi familia está muy orgullosa de mí, me apoya, me siento feliz”, expresó.

A los interesados que desean especializarse en el mundo de las telecomunicaciones, Camargo les recomendó prepararse y estudiar cada día. Con la implementación del satélite Túpac Katari en Bolivia, la demanda para este rubro aumentó y se requieren más especialistas.   

“Quienes quieran especializarse en el manejo de un satélite tendrían que estudiar un área relacionada con la tecnología, como por ejemplo ingeniería de sistemas, electrónica o de telecomunicaciones”, añadió.

Luego de relatar sus experiencias, Pedro concluyó que la implementación del satélite en el país permitió que nuevos profesionales se capaciten en áreas de la tecnología, lo cual ayuda al desarrollo del país.

“Los ingresos que vienen por el servicio del satélite se quedan en Bolivia. Quienes trabajamos para el funcionamiento de esta herramienta tecnológica somos profesionales 100% bolivianos que queremos lo mejor para el país”, agregó el exbecario.

Proyecto para becas
El director de la Agencia Boliviana Espacial, Iván Zambrana, indicó que cada año esta entidad, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, envía a China entre dos y cuatro ingenieros para que se especialicen en telecomunicaciones y en la observación de la tierra, como los satélites de imágenes, posicionamiento y navegación global.

Mediante el proyecto del primer satélite boliviano, Túpac Katari, viajaron a China 78 profesionales, cuatro de ellos son de las Fuerzas Armadas (FFAA) y el resto son civiles. De los 74 capacitados, trabajaron en la ABE alrededor de 50, explicó Zambrana.