De la obra: Botellas de náufrago

El autor explica que bajo este título integra cinco libros de versos.

Julio Carmona*

 3
Yo tendría que estar entre los muertos
o rodeado de estiércol o excremento
para creer que el mundo es un recuerdo
y el sueño una presencia in crescendo.
¿De qué me sirve el mágico silencio
aupado en un solícito misterio,
acaso para hacer en mis adentros
una misa a mí mismo con sahumerio?
Si de belleza suma estoy repleto:
dentro y fuera de mí (aunque haya cercos
de púas que la aíslan de mis dedos),
por ella y por su libre desempeño
me contagio de cólera y de pueblo
y en sus alas creadoras me rebelo.

4
Yo no apruebo a esa rueda de Los drones
porque a lo real convierte en pacotilla;
yo prefiero el Viaje a la semilla
incluso que a La nube en pantalones,
mas no aplaudo sin más a los simplones
(que pueden ser despojo en carretilla),
pues, en esta impredecible pesadilla,
sé muy bien lo del oro y los ladrones.
Poner los pies en tierra es el asunto
sin, a fardo cerrado, alzar sus rumas:
en cada pizca en polvo sumo puntos
para salir en vuelo de la bruma.
La realidad acopia el contrapunto
y todo aquello que no resta, suma.
5
Una copa de vino fuera premio
para el que sed de gloria apura en vano,
pero no para el que, in corpore sano,
denuncia corruptelas en el gremio.
Hasta un gigante ha de sentirse enano
si se confunde su ímpetu bohemio
con los arrestos de un payaso abstemio
que alardea u ostenta su desgano.
Vítores clama el que confunde gestos
con convicciones, ínfimos reclamos
con destrucción de reinos descompuestos.
Para saberse libre de todo amo
no basta con poner rostro molesto
porque el camino es mucho más que el tramo.

6
¿Quién habrá de leer después de escrito
el verso último de este soneto?
tal vez el otro que es mi yo secreto
o yo mismo que soy el tú infinito.
Ahí estaré despierto en mi agonía
o viviendo en mi paso avejentado;
pero en cada lectura vendrá el día
reeditando sus ecos no olvidados.
Y volveré a ser el mirador
y admirador de cánticos perdidos
que repiten el mundo y rededor,
si todo tiene vida: hasta el olvido,
no quiero ser el último en leerme
para en quien sea todavía serme. 
Hay noticias que esperan su pintura,
su pentagrama y hasta su escultura
porque son expresión de lo que dura
o, más quizá: la voz de la criatura.
¿Quién si no el sol hace esa maravilla,
creando el único oro que no brilla
y que así como el árbol tiene astillas
tiene savia y también tiene semilla…?
El oro de la humana hermosura
la que es de ojos y manos arenilla,
y que de sueños hace agricultura
como de inopias hace pacotilla.
Toda poesía es social y es pura:
la más difícil y la más sencilla.

*Escritor peruano