Kim y Trump celebran una cumbre con “muchos avances

La histórica cumbre que puede traer paz a la península coreana.
Foto: AFP

Singapur / EFE

El líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, se reunieron durante más de tres horas en una cumbre histórica en la que dieron muestras de optimismo y anunciaron la firma de una posible declaración conjunta tras lograr “muchos avances”.

La esperada cita comenzó con un apretón de manos y una foto para la posteridad entre ambos mandatarios a la entrada del hotel Capella, en la isla de Sentosa. A continuación, Trump y Kim participaron en una serie de reuniones en las que manifestaron su esperanza de que la cumbre sea un éxito.

“Me siento realmente bien. Vamos a tener una gran conversación y creo que un éxito tremendo”, dijo Trump ya sentado a la izquierda de Kim al comienzo de su primera reunión de unos 48 minutos a solas entre ambos mandatarios.

“No ha sido fácil llegar hasta aquí. Las viejas malas prácticas y los prejuicios han tapado nuestros ojos y oídos y han obstaculizado nuestro camino, pero hemos logrado superar todo eso”, comentó Kim.

Pese a que los dos mandatarios se mostraron inicialmente con el rostro serio y no sonrieron hasta justo antes de entrar a la sala donde tuvo lugar su primera reunión, también hubo ocasión para que intercambiaran algunas bromas.

Después del primer careo entre ambos que, según Trump, fue “muy, muy bien”, participaron en una segunda reunión ya acompañados de sus delegaciones.

En esta cita de hora y media participaron el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, que ya se reunió dos veces con Kim; el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, y el asesor de seguridad de Trump, John Bolton.

Segunda reunión

Tras la segunda reunión, ambos líderes y las delegaciones celebraron un almuerzo de trabajo. Una vez éste, el Presidente estadounidense dijo que su cita con el líder norcoreano había ido “mejor de lo esperado”, y luego anunció que ambos planeaban firmar en breve un documento del que no dio detalles.

“La reunión (con Kim) ha sido realmente fantástica. Han habido muchos avances. (Ha sido) lo máximo”, aseguró el Jefe de Estado norteamericano.

Histórico apretón de manos entre ambos líderes

Donald Trump y Kim Jong-un se dieron ayer un histórico apretón de manos, el primero entre un presidente estadounidense en activo y un líder norcoreano. 

Esta imagen simbólica y hasta hace poco inimaginable, tras décadas de tensiones provocadas por las ambiciones nucleares de Piongyang, marcó el inicio de una cumbre de importancia para Asia y el mundo. 

Los dos hombres, de recorrido y estilos radicalmente distintos y con más de 30 años de diferencia, se estrecharon la mano durante varios segundos y se dijeron unas palabras, con el semblante serio, ante una fila de banderas de sus países respectivos, en un hotel de lujo de la isla de Sentosa, en Singapur. 

Tras esa escena, ambos líderes mantuvieron un encuentro a solas con sus intérpretes durante unos 50 minutos. 

“Tendremos una relación fantástica, no tengo ninguna duda”, dijo Trump, sonriendo junto a Kim, antes de esa reunión. Por su parte, el líder norcoreano reconoció que “no había sido fácil” llegar hasta aquí. “Los viejos prejuicios y prácticas fueron obstáculos en nuestro camino hacia adelante, pero los superamos todos y hoy estamos aquí”, aseguró. AFP