Evo y Putin marcan el nivel estratégico de la relación Bolivia-Rusia

Infografía: Javier Pereyra

Víctor Hugo Chambi O. / Cambio

Las relaciones entre el Estado Plurinacional de Bolivia y la Federación de Rusia subirán a un nivel estratégico, por el peso geopolítico de ambos países con incidencia en las Naciones Unidas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Fernando Huanacuni, dijo que “estamos entrando a una relación estratégica, una asociación estratégica (...), eso significa pasar al nivel más alto de una relación bilateral, significa una relación a nivel multipolar importante en incidencia en las Naciones Unidas”.

Huanacuni se refirió en esos términos a la visita programada del presidente Evo Morales a su par de Rusia, Vladímir Putin.
Las relaciones entre ambas naciones se encuentran bajo el paraguas de la “hermandad, igualdad, buena vecindad y buena fe”, puntualizó el jefe de la diplomacia boliviana.

Bolivia y Rusia mantienen una relación diplomática que, desde que Morales llegó al Gobierno, cobraron un nuevo vigor y se asentaron en un escenario de amistad y afinidad política singulares.

Las coincidencias entre ambas naciones en el ámbito diplomático tuvieron en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas su punto alto. Fue en el tema del rechazo a la intervención militar unilateral de Estados Unidos en Siria, en abril de este año.

Similares acciones conjuntas tuvieron lugar en el mismo escenario respecto a las acciones genocidas del Ejército israelí en la Franja de Gaza. La censura a las políticas intervencionistas y militaristas que promueve Washington fueron la tónica de una actuación coincidente entre La Paz y Moscú. Ese marco de relacionamiento se vio enriquecida además por el liderazgo mundial que asumieron tanto Morales como Putin. Su popularidad más allá del sistema de Naciones Unidas es innegable.

A los ojos del mundo, Bolivia mereció la atención de diferentes gobiernos a partir de las iniciativas tomadas por el Estado Plurinacional en las Naciones Unidas, de vital importancia para la multipolaridad en el planeta, tal como señalara el canciller Huanacuni.

A su vez, “Rusia hoy tiene una dinámica y una importancia estratégica en el mundo y en el continente europeo. En el tema de hidrocarburos tiene una experiencia vasta que Bolivia, cuando se convierta en un eje de energía, necesitará”, puntualizó.

Al respecto, el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS) Franklin Flores afirmó que “el presidente Evo Morales se constituye en uno de los referentes de nuestra región, del continente y del mundo entero”, por lo que los gobiernos de los países emergentes “lo buscan” para concretar estas alianzas.

La opinión de Flores es compartida por la presidenta de la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados, Valeria Silva, para quien “el Jefe de Estado, en muchas ocasiones, logró muchos contactos diplomáticos que finalmente fueron objetivos alcanzados en términos de créditos solidarios, condonación de deudas y establecimiento de relaciones diplomáticas”.

Las iniciativas bolivianas en la Organización de las Naciones Unidas, como la declaración de los derechos de la Madre Tierra o el agua como un derecho humano, ahora son compartidas por el resto de los países, que consideran que Bolivia tiene una visión adelantada sobre la situación geopolítica global.

Inversión y Mercados

La visita que realizará Morales al país euroasiático —entre el 13 y 14 de junio— tiene la finalidad de consolidar la relación con Moscú, no solamente en la captación de recursos para la exploración y explotación hidrocarburífera, sino también en otras áreas de interés.

Si bien se tiene previsto firmar acuerdos para la inversión de 1.000 millones de dólares, también se negociará la cooperación bilateral para las áreas de transporte, Fuerzas Armadas, turismo y culturas, seguridad, salud y educación superior, entre otros temas.

Un tópico clave que será parte del encuentro Morales-Putin será la apertura de mercados para los productos bolivianos.

Ese trabajo, que será encabezado por Morales, beneficiará a los productores bolivianos, cuya producción fue certificada por los organismos fitosanitarios de la Federación de Rusia; solamente falta cumplir algunos trámites protocolares para consolidar la exportación de productos bolivianos a esa parte del mundo. 

Inversiones rusas

En Bolivia ya existen —al menos— cuatro empresas que manifestaron su interés de concretar inversiones en proyectos dentro del territorio nacional. Dos de ellas ya firmaron contratos con el Estado boliviano y una con la empresa privada nacional.

En 2016 llegó a La Paz una delegación del Gobierno ruso encabezada por el viceministro de Energía, Yuri Sentyurin, quien indicó que la inversión de su país en territorio boliviano no será solamente en el área hidrocarburífera, sino también en transporte, energía, fertilizantes e inclusive industrialización del litio.

Gazprom, la empresa hidrocarburífera de Rusia, ya es socia de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en la explotación de dos áreas. En Aquio-Incahuasi tiene un 20% de participación e invirtió 295 millones de dólares en la primera fase del proyecto.

Mientras que en el bloque Azero, Gazprom tiene 50% de participación y anticipó una inversión de 1.080 millones de dólares. Además, los directivos de la empresa estatal rusa manifestaron su intención de participar en la exploración gasífera de las áreas La Ceiba, Vitiacua y Madidi.

Acron, otra firma del país euroasiático, especializada en fertilizantes y gas natural, también manifestó su intención de realizar acuerdos comerciales con YPFB, por lo que programaron una visita a la Planta de Urea y Amoniaco de Bulo Bulo.

Rosatom tiene a su cargo la construcción del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear (CIDTN), ubicado en El Alto, con una inversión de $us 300 millones.

Kamaz, la línea automotriz rusa, ya tiene presencia en Bolivia a través de una importadora privada y busca consolidarse.

Evo pronunciará un discurso en el Club Valdái el 13

El presidente boliviano, Evo Morales, pronunciará un discurso en el Club de Discusión Internacional Valdái el 13 de junio, como parte de su visita a Moscú.

“Morales presentará en la reunión su visión del papel y el lugar que ocupa Rusia en la política exterior de Bolivia, y evaluará las perspectivas de las relaciones de América Latina con Rusia y Estados Unidos en el contexto de una agenda política cambiante”, dijeron representantes del club. 

El Club Valdái fue creado en 2005 y analiza los desafíos políticos y económicos en distintos procesos geoestratégicos. El organismo está integrado por un millar de expertos provenientes de más de 63 países. 

Choferes preparan importación de vehículos a GNV

Las federaciones de choferes 1° de Mayo y del transporte libre preparan la importación de vehículos a gas natural vehicular (GNV) de fabricación rusa que reemplazarán a las unidades más antiguas del transporte masivo.

“Se trabaja en la forma de financiamiento, porque nuestros dirigentes ya fueron a Rusia a conocer los vehículos y ahora analizamos cómo van a ser los créditos”, dijo Mario Silva, dirigente del transporte sindicalizado.

El sector del transporte libre incluso probó, en 2016, cinco unidades de la marca Kamaz para el transporte interdepartamental y urbano de pasajeros, con resultados positivos, ya que los motores de los vehículos eran a gas natural “de fábrica” y no requerían acondicionamiento como la mayoría de los actuales.

Además de Kamaz, en Bolivia existen coches de las marcas GAZ y Lada, todos de fabricación rusa, los cuales son comercializados por casas importadoras tanto para el transporte de pasajeros, carga como para uso particular.

La propuesta gubernamental es realizar el pago de los créditos del motorizado a través de las estaciones de servicio, con la carga del combustible, y de esa forma efectuar el cambio de los motorizados antiguos y la matriz energética.