La cueca es un ritmo que integra

El cantautor e intérprete cochabambino fue nombrado “Embajador Marca País” por los ministerios de Comunicación y Culturas.

Entrevista a Willy Claure por Jackeline Rojas Heredia

José Wilfredo Claure Hidalgo (Willy Claure) inició su carrera musical en 1979. Radica en Suiza, pero visita con frecuencia Bolivia. Como gestor cultural, es un arduo defensor de la cueca boliviana; impulsó la promulgación de la Ley 764, que declara la cueca como “patrimonio nacional” y ordena su celebración cada primer domingo del mes de octubre. Tiene bajo su administración la Fundación Cultural de la Cueca Boliviana.

¿Cómo se siente? ¿Cuándo se enteró de esta nominación y qué representa para usted?
Hace una semana me dieron la noticia, pero no creí, recibí y esperé, y el pasado viernes me confirmaron, y cuando vi que era real me dio mucha emoción, no tanto por mi carrera personal, sino por la importancia que se le da a la cueca boliviana, porque al nominarme a mí se nomina a la cueca y es una satisfacción en mi carrera.

Usted se ha esforzado mucho por la promulgación de la ley y ahora impulsa normas departamentales. ¿Cuál es el objetivo?
Todo es una cadena, ¿no? Al inicio yo pedí que la cueca boliviana sea nombrada una danza nacional boliviana y en ese momento había unos sectores que no se sentían identificados con la cueca boliviana, sectores indígenas sobre todo, entonces viendo esto y tomando en cuenta también que la cueca boliviana, en determinados momentos, nos une a los bolivianos, por ejemplo cuando la Selección boliviana fue al Mundial,  población urbana y rural estábamos en un solo corazón interpretando la cueca Viva mi patria Bolivia, entonces he visto que esta cueca puede integrarnos a los bolivianos y he buscado hacerla como danza nacional, declararla patrimonio y que se le dé un día para celebrarla. Sigo con este objetivo y persiguiendo que Bolivia se integre por la cueca; parte de esto ha sido crear las cuecas orientales con músicos cruceños, benianos y pandinos.

Yo recuerdo que el municipio de Sacaba en Cochabamba lleva adelante un proyecto junto a usted para impulsar lo que será el Museo de la Cueca, ¿cómo está el proyecto? 
Está informada, ¿no? Bueno sí, hemos presentado un proyecto con la Fundación para impulsar el Museo de la Cueca Latinoamericana, porque la cueca no es sólo chilena, argentina, boliviana, peruana, es un género musical que nos puede integrar culturalmente, es un puente también y entonces es con esta idea que queremos hacer un museo, y contamos con el apoyo del alcalde de Sacaba, Humberto Sánchez; él es un hombre muy trabajador, muy comprometido con la cultura y al saber que yo vivo en el territorio de Sacaba, él ha sido muy abierto, me ha recibido con cariño, ha escuchado mis proyectos y tengo su apoyo. 

¿Willy Claure se va a quedar a vivir en el exterior o tiene entre sus metas retornar al país?
Hace un momento me preguntaron si yo, igual que los deportistas, tengo algún reclamo hacia el Estado por no recibir apoyo financiero. Yo vivo en Suiza, radico en Suiza y trabajo en Suiza, gran parte del trabajo o los resultados son para mi vida personal. Mucho de lo que produzco es para la cueca, así que no espero remuneración, yo me puedo imaginar cómo se maneja un país y me puedo imaginar en qué situación está el arte, prefiero ser más efectivo y trabajar.

¿Cómo imagina  su labor de embajador? ¿Tiene alguna idea de cómo va a ejercer?
Yo vengo trabajando con mis propios recursos, me gustaría que sea mucho más; mi representación con mi propia fuerza, al tener un respaldo y apoyo estatal, tendría que mejorar, debería ser mejor y quizás también mejorar mi situación como artista y músico. Yo vengo trabajando por la cueca, no conozco exactamente cómo es el programa, qué es lo que tengo que hacer, pero imagino que me van a decir, me van a orientar para llevarlo adelante.

¿Es ad honorem?
Totalmente ad honorem, no hay ninguna remuneración económica, tampoco sé si la nominación tiene un tiempo de duración.

Alguna vez dijimos que la promoción  de la cueca se la hace sobre la base de una investigación. Algo curioso  que lo haya impactado en esa labor y lo haya convencido de seguir trabajando por la cueca...

La parte histórica es un tema nada fácil de resolver, no soy historiador, pero mi trabajo me obliga porque para saber adónde vamos hay que saber de dónde venimos, ¿verdad?
He trabajado la parte histórica cuando hice mi tesis para obtener mi título como licenciado en antropología y ahí tuve que ver y lo he visto, y he podido ver que la cueca como cueca no tiene un certificado de nacimiento ni un ADN, nadie que pueda atribuirse autoría. La cueca llegó en algún momento a Chile, quizás a Perú, a Bolivia. ¿Cómo se ha difundido? Se ha llegado a instalar en los lugares que la quieren.

 

Dicen que llegó a Perú por una influencia más española…
Hay varias hipótesis, con documentos incluso, sobre su aparición en determinados lugares. Sobre que sea español, yo no sostengo esa teoría. Hay que analizar la cueca en tres dimensiones: en lo poético no tiene nada de español más que la lengua, en lo musical nada que ver con ningún ritmo que venga de España, en las indumentarias se puede decir que ‘sí’ por la pollera y los trajes de las damas españolas, pero la cueca no viene de España.
El ritmo 6/8 (seis octavos) en el que se escribe la cueca no es un ritmo indígena; hay la tendencia de decir que es una mezcla indígena y española, tampoco creo en eso porque el ritmo 6/8 no ha nacido en Sudamérica, es un ritmo que ha venido de África. 

¿Qué es más importante en la vida de Willy Claure después de la música?
Buena pregunta. Lo que pasa es que yo he puesto la cueca ante todo, ante todas mis relaciones, y después de la cueca boliviana lo más importante son mis hijos.

¿Cuántos hijos?
Cuatro.

¿Qué le gusta hacer cuando descansa y no se está preparando para algún concierto?
Escucho música, jazz, rock, clásica, el folklore de diferentes países, y también leo bastante.

¿Algún autor en especial?
Paz Soldán de Bolivia, también Matilde Casazola, Jaime Saenz; aprecio mucho la literatura boliviana.

¿Qué le gusta comer?
El fricasé cochabambino (ríe a carcajadas).