El delirio de Simón Bolívar, obra poética de Tina Datsko

Creaciones de una investigadora norteamericana dedicada a conocer la historia de América Latina, sobre todo la de sus héroes y personajes emblemáticos.

Jackeline Rojas Heredia

The delirium of Simón Bolívar es el nombre original del poemario escrito por la norteamericana Tina Datsko de Sánchez.
La poeta se enamoró del libertador Simón Bolívar durante una visita que realizó a Venezuela en su adolescencia. Descubrió la biografía del Libertador y criticó que en la educación  norteamericana relacionada con la historia de Latinoamérica se omitiera al personaje. 
La obra integra una colección de poemas creados sobre la base de las pesquisas realizadas por la autora en Sudamérica bajo subvenciones de la Universidad de Míchigan. El poemario fue escrito con una beca del Consejo de Míchigan para la concesión de artes y ganó el premio de Phi Kappa Phi. La edición bilingüe fue comentada por el actor y productor cinematográfico Edward James Olmos.
Datsko, siguiendo sus investigaciones, llegó a Bolivia y actualmente está casada con el cineasta cochabambino José Sánchez-H, quien se encargó de traducir su obra. El libro narra la vida de Bolívar como poesía, su juramento para liberar su patria, su sacrificio personal en las guerras por la independencia, su amor por una mujer fuerte (Manuelita Sáenz), la traición de un amigo, su viaje al exilio y la muerte. Poesías que han sido útiles para algunas producciones fílmicas. La autora también ofrece poemas dedicados a Domitila Barrios de Chungara, inspirados tras apreciar la película El coraje del pueblo, de Jorge Sanjinés. Filme que narra la masacre efectuada por los militares en Siglo XX durante la noche de San Juan.
Parte de sus históricas y creativas letras se comparten en este espacio:

“Solamente como soñadores podemos trascender el tiempo, la muerte y el anonimato”.

San Jacinto (Caracas, 1789)

En el patio
el pequeño Simón
juega con sus hermanas
Juana y María Antonia.
Y comen granadas.
Él furtivamente
las saca del árbol,
incluso cuando no se supone hacerlo.
Y a veces,
cuando nadie está mirando,
hace pis
detrás de un árbol.
Los árboles se enredan
y fruta madura cae,
se rompe, sangra.
Rueda alrededor
sobre su lengua, esa semilla 
de granada.
....

Las flores de sangre (Siglo XX Mine, Bolivia, 1967)
For Victims of the Massacre of San Juan
Una multitud de mujeres asedian el almacén
con sombreros tarros encima de
sus negras y grises trenzas.
Allí en la pantalla de la película
la veo, Domitila Chungara.
Un mantón verde envuelve su cabeza redonda.
Vestidos de lana en capas cubren
su cuerpo que es como
ídolo fértil hecho de arcilla.
Su voz tiene un grito de águila.
Desgarrando, melancólico instrumento de madera.
Otra chola golpea el mostrador.
“¿Qué debemos de alimentar a nuestros maridos?
El almacén no tiene arroz, ni maíz, ni habas,
ni ninguna medicina.
Los hombres no reciben salarios. Alimentamos
nuestros niños caldo
hecho de cenizas.
Cuando los hombres vienen de las minas
escupen su sangre”...

La inspiración para Datsko fue el espíritu indomable que motivó la lucha en los personajes a quienes ella dedica sus letras.