Ministra acusa a Doria Medina de liderar campaña de desprestigio

La ministra Gisela López durante la conferencia de prensa.
Foto: Jorge Mamani

Fernando del Carpio Z. / Cambio

Samuel Doria Medina no tiene moral para hablar de despilfarro, dijo ayer la ministra de Comunicación, Gisela López, quien además acusó al jefe de Unidad Nacional (UN) de liderar una maliciosa campaña de desprestigio en contra de la construcción de la Casa Grande del Pueblo.

“El Palacio de Gobierno se lo construyó con la lógica de que sea un palacio colonial, frío, excluyente, racista, clasista. La visión y perspectiva al construir la Casa del Pueblo es todo lo opuesto”, afirmó.

López relató que cuando en su condición de periodista fue a cubrir la posesión del primer gabinete ministerial del presidente Evo Morales, en enero de 2006, le llamó la atención que mujeres de pollera subían y bajaban las gradas del Palacio de Gobierno, lo que no se veía antes, y si había era solo para que hagan la limpieza.

Doria Medina escribió en un tuit: “Palacio de Evo es por dentro igual que por fuera: puro despilfarro”, y la titular de Comunicación recordó en conferencia de prensa que el jefe de Unidad Nacional (UN), en su condición de ministro (1991-1993), rifó las empresas del Estado y compró algunas para él.

También mencionó algunas de las mentiras que difundió Doria Medina, como las versiones de que se cayó el satélite Tupac Katari, que el Presidente era padre de una menor de edad (con lo que involucró a una ministra) y que Filemón Escobar había muerto, lo cual no era cierto.

“Con estas mentiras busca que el pueblo olvide que es un neoliberal, que estuvo vinculado con el narcotráfico (con Isaac ‘Oso’ Chavarría), que fue del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y que cambió de sigla”, dijo.

Doria Medina no tiene moral para referirse “a nuestro proceso, a nuestro líder, a la construcción de la Casa del Pueblo, que es una necesidad para continuar trabajando por el pueblo y con los movimientos sociales”, subrayó la Ministra.

Ortiz y los juegos

Acerca de las denuncias del senador de Unidad Demócrata (UD) Óscar Ortiz sobre supuestas irregularidades en la organización de los Juegos Suramericanos, dijo que trata de involucrar sin pruebas al Presidente afirmando que “se supone” o “se puede presumir” que se le presentan las empresas para que pueda definir.

Indicó que ésta es una reacción burda por el caso Mochilas Chinas, en el que está involucrado el exalcalde José María Leyes, que es de su partido.