El esquivo amor del arte teatral

Guido Arze

Jackeline Rojas Heredia

La Paz hace honor y gala a su nominación de Capital Iberoamericana de las Culturas y recibe en su seno, de ciudad cosmopolita, a varios elencos extranjeros de grandes directores, y todo se une en una fiesta de mil colores, telones abiertos, luces y aplausos. Es el IX Festival Internacional de Teatro La Paz (Fitaz) y que todos brinden por otros 11, 20 y 1.000 años más de presentaciones espectaculares.
En este espacio se rememora un período en la historia del teatro nacional que contó con el aporte de un grupo especial curiosamente ignorado en el Fitaz.
Corría el año 1993 y en Cochabamba, varios elencos teatrales se preparaban para presentarse al concurso y festival Peter Travesí. Aún no se sabía quiénes llegarían de La Paz y entre los actores y actrices se hablaba con mucha admiración de un elenco que arrasaba, contra quienes sería difícil competir, quizá imposible, era Pequeño Teatro. Actores de enorme calidad dirigidos por un director muy temido y admirado: Guido Arze.
Quien escribe tiene autoridad para hacerlo, ya que entonces, con escasos años e incipiente adolescencia, soñaba con compartir escenario con esos paceños temidos. Antes, vale la pena recordar a Peter Travesí, gran personaje y entrañable ser humano, cuántas sonrisas, risas y carcajadas provocó en vida, cuánta alegría, por lo menos y como mínimo homenaje un festival lleva su nombre.  
Como sea, a pruebas públicas me remito, con las que evito que ‘malas lenguas’ intenten desmentir, pero admito que me gustaría contar con su reacción. Pequeño Teatro nació en 1992 “…en noche de invierno entibiada por la pasión, por el arte de las tablas, en un anciano caserón de la calle Murillo. Lo hizo al impulso de la voluntad de dos amantes de teatro: Guido Arze y Jorge Ortiz, y al conjuro de una ensoñación colectiva preñada de expectativa y rociada de optimismo…”, palabras del maestro Luis Ramiro Beltrán (11 de julio de 1992). Publicado en Presencia.
Muchos son los recortes de periódicos en los que se destacan las obras, los éxitos, premios y elogios tanto a cada uno de los integrantes de Pequeño Teatro como a todo el elenco. 
El Diario, Presencia, La Razón, Los Tiempos, impresos de aquellos años, invertían grandes espacios en sus secciones culturales para destacar el trabajo artístico de un elenco que hizo escuela y que aún lo hace. Un espacio de donde salieron muchos de los actores y directores (as) teatrales que hoy se llenan la boca mencionando estudios en España y otros lugares, y auto alabándose o incitando a periodistas culturales a repetir las alabanzas y por supuesto ocultando o evadiendo el aporte y la preparación recibida ya sea en Pequeño Teatro o por la dirección de Guido Arze.
La gran familia del espectáculo de las tablas le dio al elenco y al director la espalda, no faltó quien con aires de autoridad edil se atrevió a sugerir, de manera indirecta: “Quiénes son ellos para no respetar las reglas cuando actores de gran trayectoria…”.

Ellos son: El abrigo, de Nicolás Gogol, primera producción de Pequeño Teatro que en 1992 obtuvo, a muy poco tiempo de su fundación, el Primer  Premio del Concurso Nacional de Teatro Peter Travesí.
- A las seis en la esquina del boulevard, de Jardiel Poncela, reconocida por la crítica como la mejor comedia de 1993.
- Un soldado y un general, de Guido Arze, considerada la mejor obra del Primer Encuentro de Teatro Breve, igualmente en 1993.
- Estrategia para dos jamones, de Raymond Cousse, que en 1993 ganó el segundo premio de Monólogos del Concurso Peter Travesí.
- Los reyes, de Julio Cortázar, que también en 1993 alcanzó el segundo lugar del Concurso Nacional de Teatro Peter Travesí.
- Variaciones sobre una muerte segura, de Guido Arze, que en 1994 logró el premio del público a la mejor obra del concurso Raúl Salmón.
- La trilogía El delantal blanco/ Las exiliadas/ Gente como nosotros, del dramaturgo chileno Sergio Vodanovic, considerada la mejor presentación del Segundo Encuentro de Teatro Breve, también en 1994.
- Volver al redil, del dramaturgo suizo Gerard Ruinet, reconocida como la mejor del Tercer Encuentro de Teatro Breve, en 1995.
- Los edipos o ese maldito hedor, de Luis Reiza, y La parada, de Jaqueline Voulet, catalogadas como las mejores obras del Cuarto Encuentro de Teatro Breve, en 1996.
- Tatuaje, de la autora alemana Deha Loher, considerada por la crítica como la mejor obra del teatro boliviano en el período 1996-1997.
- Criatura del aire, monólogo del autor español Fernando Savater, y La Primitiva, de León Roselsson, calificadas como las mejores obras del Quinto Encuentro de Teatro Breve en 1997.

¿Quieren más? Existen miles de publicaciones que prueban más de lo que acá se expone.
Pero un poquito antes a la fundación de Pequeño Teatro, Guido Arze llega de Francia, país que lo acogió por varios años escapando de la dictadura, primera tarea a su llegada, la dirección de la obra Adjetivos con los actores Maritza Wilde y David Mondaca.
“Este jueves a las 19.30, el Instituto de Cooperación Iberoamericana nos anuncia un café concert en el salón de Los Navegantes, situado en su local, cuyo responsable es Guido Arze, quien cuenta  con dos actores de lujo, Maritza Wilde y Agustín ‘Cacho’ Mendieta.
Unidos por la distancia, separados por el mismo idioma, cuenta con la puesta en escena del actor Guido Arze sobre textos propios, y de Maritza Wilde, además de la pantomima creada por Agustín Mendieta (La Razón-10 de septiembre de 1991). En otra de muchas se publica en Presencia, el domingo 23 de mayo de 1993, sobre la obra Cartas de Malogro del brujo de la nadería, monólogo de Jorge Ortiz, lo siguiente: “…Ha merecido muy buena recepción sobre todo entre la gente joven. Por ello, por el interés despertado, Pequeño Teatro decidió reponer la obra de Ortiz, esta vez con un montaje diferente y dirigido por el profesional que es Guido Arze” (Mabel Franco). Curiosamente luego de muchas notas elogiosas e incluso de participar como actriz en una de las obras del elenco, un día Franco cambia sus elogios por críticas mortales, como balas a quemarropa, ¿Las razones? Esperemos que ella las relate.
Pese a esos entretelones que formaron parte de un montaje que aún continúa, Pequeño Teatro trabajó durante más de 25 años no sólo llevando a escena obras, muchas que fueron estrenadas en Francia y otros países, como Bartolina Sisa, como sea, se llevaron adelante festivales como el Enkuentro de Teatro Breve y el Enkuentro de Danza Breve, ambos sacados, este año, del escenario del Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez, luego de inaugurarse en él por 25 años sin interrupción.
¿Por qué? El secretario de Culturas, Andrés Zaratti (declaración grabada), dijo que el elenco no cumplió, no asistió a una reunión y dijo que fue una comisión la encargada de valorar las propuestas, lo curioso es que la comisión aprobó la propuesta del festival.
¿Entonces? ¿Tendrá algo que ver que Mabel Franco sea la directora de los espacios escénicos?
Finalmente, tampoco es coherente que Maritza Wilde, luego de haber sido dirigida por Arze, jamás lo haya invitado a participar en el Fitaz.
A ese hecho se suma algo no menos curioso, el elenco Albor, nacido en la ciudad de El Alto, con casi 20 años de existencia y producción de obras que han pasado por escenarios europeos, tampoco estuvo jamás en la lista de elencos invitados al Fitaz. 
Entre las buenas noticias, continúa y crece en Enkuentro de Teatro Breve, para el cual se preparan obras que de seguro darán que hablar a los verdaderos amantes del teatro (ojo), así que julio prepárate para otro festival, además con el retorno de grandes actores como Diego Massi y Omar Fuertes, y Albor continúa su gira por Europa con el estreno de la obra Bolivia10. Y que viva el teatro made in Bolivia.

Presentaciones en el XI Fitaz para esta semana

En el teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez hoy se presenta México con la obra “Papá está en la 
Atlántida”, de El Fénix Producciones a las 19.30. En el teatro de Cámara, Eva Perón junto al elenco Otero Moreno Teatro a las 21.30, de Bolivia.
En el Teatro Nuna, Cocinando con Elisa, por el
Teatro Fuego de Bolivia a las 21.30.
En la Carpa kusisiña - Teatro para la infancia, se pone en escena “La nave del Profesor Galleta” por el 
Teatro Colibrí de Bolivia. En dos funciones, una a las 10.00 y otra a las 15.00.
En las presentaciones “desconcentradas” hoy se presenta en Care Max Paredes, “En busca del guardián de las begonias” por Teatro Grito, a las 16.00.

 

La representación integra años de estudio y de montajes de obras, más la dialéctica grupal.