[Opinión] Bolivia consolida otro paso importante en el litio

Willy Franz Acarapi Sullca

Tal como se había anunciado a principios de este año, el Gobierno finalmente eligió, entre ocho proponentes, al socio estratégico que acompañará el desarrollo de la industrialización del litio del salar de Uyuni, en el departamento de Potosí, con la transferencia de tecnología para la producción de baterías de ion-litio a escala industrial.

Según el gerente ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), Juan Carlos Montenegro, la elección recayó en la empresa ACI Systems, de origen alemán, por su propuesta técnica, mercado y rentabilidad del producto que podría alcanzar a $us 1.200 millones anuales en ventas. El ejecutivo remarcó que esta decisión de elegir a la socia para acompañar al proyecto estatal representa para Bolivia un salto a la fase industrial y que sitúa al país en la delantera del desarrollo del litio en Sudamérica, porque ni Chile ni Argentina, que también cuentan con reservorios de sal, alcanzaron ese nivel.

De acuerdo con el Gobierno, la cadena de industrialización del litio conlleva la construcción de cuatro plantas; una de ácido bórico, otra de hidróxido de litio, una de materiales catódicos y otra de baterías de ion-litio. Este último es el objetivo mayor, tomando en cuenta la creciente demanda que se registra cada año en la industria mundial de los teléfonos celulares inteligentes, centrales de generación de energías alternativas —como sistemas de paneles solares— y el mercado de los vehículos eléctricos por ser amigables con el medioambiente en comparación con aquellos que funcionan mediante combustibles fósiles.

Luego de haber concluido la fase piloto, en la actualidad el Gobierno alista el inicio de operaciones de la Planta Industrial de Cloruro de Potasio para agosto, mientras perfila la construcción de la Planta Industrial de Carbonato de Litio.