Se incautan 3,2 toneladas de mineral robado en operación contra jucus

Operativo policial realizado en viviendas de Huanuni.
Foto: APG

LUIS FERNANDO CRUZ RÍOS   / CAMBIO

Más de 1.500 efectivos de la Policía y de las Fuerzas Armadas (FFAA) irrumpieron ayer en las poblaciones de Cataricagua, Wairapata, Patiño y Duncan del municipio minero de Huanuni, donde secuestraron 3,2 toneladas de mineral y se aprehendió a tres personas, informó ayer el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga.

Explicó que en el operativo se revisaron 140 inmuebles, donde se encontraron 100 sacos del mineral, además de seis granadas de gas, cinco amarros de 85 metros de guía de mecha lenta, 30 fulminantes y 200 litros de gasolina.

Señaló que los 1.232 efectivos de la entidad del orden y 300 militares permanecerán tres días más con el objetivo de eliminar el robo de minerales.

El comandante de la Policía, Faustino Mendoza, dijo que la jornada fue exitosa porque se encontraron ingenios clandestinos donde se procesaba el mineral, además de herramientas de trabajo y sacos de mineral hábilmente escondidos en fosas o piscinas de relave.

El trabajo se efectuó sin la presencia del Ministerio Público, por ello los efectivos pedían permiso para ingresar a los domicilios en busca de personas que se dedican al hurto de minerales.

La población se mostró sorprendida, “nunca hemos visto tantos policías”, “piden si pueden entrar y si no hay, no entran, no se obliga, eso estamos viendo”, fueron algunas de las declaraciones de personas que prefirieron guardar en reserva su identidad.

El alcalde Felipe Martínez dijo que la presencia policial fue con propósito de aprehender a los jucus, presuntos responsables de la explosión que quitó la vida a ocho trabajadores mineros de Santa Elena y dejó 13 heridos, la madrugada del miércoles.

“A las cuatro de la mañana ingresaron varios vehículos de la Policía Boliviana, en buses, vagonetas. Ellos están para hacer un operativo de rastrillaje con el fin de erradicar el juqueo y los ingenios clandestinos”, dijo.