Agro cruceño ingresa a la era de las máquinas autónomas

Foto: APG
La moderna cosechadora agrícola que promocionan las grandes empresas.

Fernando Carrafa Arancibia / Santa Cruz

Los agroindustriales de Santa Cruz se sitúan a la par de productores de países desarrollados con el uso de moderna maquinaria computarizada y controlada por satélite para la siembra y cosecha de extensas hectáreas de soya, maíz, sorgo y arroz, lo que permite reducir los costos de operación.

Los equipos de alta gama o con tecnología de punta cosechan granos en todo tipo de terreno y sin importar el exceso de humedad, que antes era una limitante para ese trabajo.

En la versión 24 de la Exposoya 2018, realizada el 9 y 10 de marzo en el municipio Cuatro Cañadas, la empresa Boltrac, a través de la distribuidora alemana Claas, puso a la venta la cosechadora Lexion 760 Terra Trac con piloto automático, manejada a través de un equipo de sistema de posicionamiento global (GPS por su sigla en inglés), una plataforma electrónica de información, motor Caterpillar de alto rendimiento a inyección electrónica, entre las principales características.

“Es una máquina con tecnología de punta, tiene piloto automático satelital, se la puede guiar sola, tanto en dirección como en avance, dependiendo si el cultivo tiene mucha densidad (humedad), entonces disminuye la velocidad; si la densidad es baja,  aumenta la velocidad de forma automática”, informó a Cambio Cristian Cerusoli, gerente de Servicio Técnico de Claas.

Detalló que el piloto sólo manipula el volante cuando el computador identifica troncos, piedras y otros obstáculos que ocasionen daños a la maquinaria y ponerlo en riesgo.

Según los datos técnicos de la empresa, el equipo tiene la capacidad de cosechar entre 8 y 10 hectáreas por hora. El monitoreo del moderno sistema emplea satélites de Rusia y Estados Unidos porque de origen están programados con esta tecnología.

“Opera con dos satélites que tienen la capacidad de corrección de direccionamiento del equipo, mientras que los otros satélites no tienen esta función de corrección”, manifestó Cerusoli.

Una vez conectado al satélite se puede bajar información útil, como situación del campo agrícola, producción por hectárea, rendimiento del grano, mapeo y otros datos complementarios. Para iniciar las operaciones sólo se delimita el espacio que requiere ser cosechado y de forma automática la máquina inicia la tarea de recolección de granos.

Antes, el trabajo de cosecha de soya y otros granos demandaba mucha mano de obra y por el tiempo que se tardaba en ese proceso se perdía gran parte de la producción, por lo que se incrementaban los costos de operación, explicó el Gerente de Servicio de la distribuidora Claas.

El equipo que se promocionó en la Exposoya de Cuatro Cañadas tiene un valor de $us 560.000 y ya se vendieron 46 unidades de alta gama y con tecnología satelital que cosechan hasta 120 hectáreas por día.

“Estas máquinas que vendemos en Bolivia tienen la tecnología de los equipos que se usan en Europa, Estados Unidos, Brasil y Argentina, es decir que en tecnología estamos en igual nivel que los otros países”, remarcó Cerusoli. 

Los potenciales clientes, por lo general, son los grandes productores, que tienen la capacidad de acceder a esta tecnología, que se financia a través de créditos de la banca.

Los equipos tienen garantía de un año y su vida útil puede prolongarse por más de 20, dependiendo del mantenimiento y el uso de repuestos originales.

Bajan costos de operación

El agroindustrial Milton Friesse señaló que emplea la moderna maquinaria para cosechar más de 6.000 hectáreas de soya y en la rotación de cultivos con maíz y sorgo.

“La cosechadora es muy moderna,  con programación satelital, porque ningún equipo realiza los trabajos de cosecha de forma limpia y rápida”, declaró el productor.

Añadió que está en busca de un complemento que le permita cosechar maíz en sus cultivos.

“Esta maquinaria es para uso propio y en algunas ocasiones el servicio de cosecha se alquila a 60 dólares por hectárea a los vecinos que requieren emplear este tipo de tecnología”, señaló Friesse.

El agroindustrial llegó de Centroamérica hace 20 años, comenzó con más de 100 hectáreas y ahora cultiva en una extensión de 6.000 hectáreas.

 
“Bolivia es atractiva para invertir”, dijo.

Equipos hechos en bolivia

En Bolivia también se crea maquinaria agrícola, desde aplanadoras, niveladoras hasta repuestos de cosechadoras para cubrir la demanda de los pequeños y medianos productores del país.

Es el caso de la Industria Metalúrgica Jaw, que produce equipos para nivelar los suelos, transporte de tierra, apertura de caminos, entre otros trabajos complementarios relacionados con el sector agrícola.

“Las niveladoras de cultivos multiuso son los equipos de gran demanda por los medianos productores, todos estos insumos los fabricamos en el país”, indicó Franz Fehr Fehr, administrador de la compañía metalúrgica Jaw.

Detalló que Bolivia tiene una gran demanda de equipos industriales agrícolas e insumos para tecnificar la producción de granos.

“Tenemos precios que van de los  2.500 dólares hasta los 33.000, dependiendo de los insumos que serán comercializados”, declaró Fehr.

Añadió que la empresa salió recién al mercado hace ocho años y ya cuenta con importantes clientes que requieren sus equipos industriales.

Franz Fehr pertenecía a una colonia de menonitas en Santa Cruz; sin embargo, un grupo se alejó de esa comunidad social y decidieron montar sus propias empresas para dar servicios agrícolas a los pequeños y medianos productores.

Apuntes

  • Cada equipo con control satelital tiene un costo aproximado de medio millón de dólares.
  • La tecnología agrícola en Bolivia está en igual nivel que los grandes productores de Europa, Estados Unidos, Brasil y Argentina.