Bolivia ostenta su cultura y gastronomía en el Dakar

Las danzas autóctonas amenizaron la fiesta deportiva del Rally Dakar.
Foto: Ministerio de Cultura

Maribel Condori Monrroy/ La Paz
Preparaciones en base a quinua real y carne de llama, prendas de vestir tejidas, grupos vestidos con fibras de camélidos y las coreografías de las danzas autóctonas se ostentaron y promocionaron ayer a los espectadores nacionales e internacionales durante la ruta del Rally Dakar 2018, en Oruro y Uyuni. 

En el cruce Culluri, cientos de danzarines dieron la bienvenida a los competidores y amenizaron su paso con una fiesta en la que se lucieron las danzas típicas, características de la región altiplánica de Bolivia, informó el Ministerio de Culturas en su portal digital.    
Pero eso no fue todo, los lugareños y las autoridades originarias y ediles de los municipios de Corque, Belén de Andamarca, Salinas de Garci Mendoza y Toledo participaron con su gastronomía, artesanías, música y danza. 
Belén de Andamarca y Toledo deleitaron a los turistas con preparaciones como la suculenta sopa de quinua con verduras, chorizo y carne de llama fritas y a la parrilla, además de pesque y kispiña en las ferias que fueron instaladas en el cruce de Culluri y en el de Huaylloco.
“Los pobladores se han empoderado de su cultura, de la cultura de sus ancestros y como tal la quinua es el ingrediente estrella de todas sus preparaciones que ahora las presentan con mucho cariño”, comentó el responsable de Promoción Turística de la Gobernación de Oruro, Hugo Canchari Hurtado.
En las artesanías, los expertos en este rubro aprovecharon en promocionar prendas de vestir tejidas a base de lana de alpaca, llama y vicuña. También se lucieron los adornos moldeados en sal, además de los paradisíacos paisajes como el volcán Tunupa y los templos coloniales.
Los comunarios demostraron hospitalidad que se reflejó en la preparación de mates de plantas naturales como la hoja de coca y lampaya, ante el intenso frío, que convidaron a los competidores y turistas nacionales e internacionales. 
“La gente nos recibió amablemente, no hemos visto en otro lugar tan buena atención. Las señoras que tienen las faldas largas nos hablan con mucho cariño, eso nos llevamos a nuestro país, porque en ningún otro lado nos atendieron así”, dijo Lauren Aylagas, turista española.
Los coloridos atuendos y accesorios ancestrales de los comunarios atrajeron la atención de los periodistas extranjeros y nacionales, quienes a la espera del paso de los competidores no dudaron en acercarse a los pobladores y conversar con ellos.