Fue encarcelada la mujer que tenía el celular de Carla Bellott

El fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco.
Foto: Jorge Mamani

Roberto Medina Buezo / Cambio

El juez primero de instrucción cautelar en lo penal, Román Castro, envió preventivamente al penal de Miraflores a Graciela C. T., acusada de trata de personas en grado de Complicidad, al comprobarse que utilizó el celular de Carla Bellott, desaparecida con su pareja desde el 1 de enero.

El Ministerio Público presentó los elementos que demuestran la probabilidad de autoría del delito imputado.

Graciela C. T. fue detenida en la ciudad de El Alto el miércoles después de que la triangulación de llamadas reveló que tenía el celular de Carla al parecer desde el 3 de enero, cuando cambió el chip para utilizarlo, sin embargo el IMEI (registro del teléfono) aún estaba a nombre de Carla Bellott.

La Policía reveló que Graciela y su hermana Olga, quien también fue imputada por igual delito, al parecer se dedican a la compra y venta de objetos robados que les son entregados por antisociales.

“La defensa y el Ministerio Público solicitamos la detención preventiva y el juez ha concedido la solicitud”, detalló el abogado de los familiares de ambos desaparecidos, Marcelo Ruedas.

No se demostró que tiene una actividad legal, familia estable o un domicilio. 

Segunda imputada

Respecto a la situación legal de Jhoselin Q., detenida también el miércoles en Oruro porque el celular de Jesús Cañisaire está registrado a su nombre, el fiscal departamental, Edwin Blanco, dijo que guardará detención domiciliaria previa presentación de garantes solventes, el arraigo, además de un permiso para que siga estudiando.

“Se acreditó que tiene una  actividad lícita por ello ni la defensa de la pareja desaparecida ni el Ministerio Público han considerado prudente ampliar los riesgos procesales porque los indicios no llevaban a ese extremo”, indicó.

Investigaciones

En el proceso investigativo para dar con el paradero de Carla y Jesús, la Fiscalía inspeccionó la discoteca Planta Baja, donde fue vista la pareja por última vez, y solicitó las grabaciones de las cámaras de videovigilancia; sin embargo, no se las consiguió porque las cámaras están inactivas, además de que el local nocturno no cuenta con una licencia de funcionamiento.

También se evidenció que dicho inmueble tiene una tercera salida a la calle Murillo, situación que hace sospechar a la Policía que la pareja salió por ahí y tal vez fue víctima de un asalto.

Bomberos y policías realizan rastrillajes en las zonas de ambas personas para obtener más evidencias de su paradero.