Terrorismo mediático sobre la base de mentiras busca desestabilizar a Morales

VÍCTOR HUGO CHAMBI O. / LA PAZ

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, reveló cómo sectores opositores al Gobierno, a partir de mentiras sobre el Código del Sistema Penal (CSP), pretenden provocar una convulsión social  para desestabilizar la administración del presidente Evo Morales.

“No les permitiremos a los opositores que sigan mintiendo, esto es terrorismo mediático, no es información, porque quieren que la gente se asuste y tenga miedo”, dijo Montaño, y criticó que los primeros que se pronunciaron después del planteamiento de derogación de dos artículos del CSP fueron los líderes de oposición y no los médicos movilizados.

“Esos políticos se esconden detrás de los mandiles blancos, detrás de los transportistas, capricho, maldad, están actuando con maldad, no contra el Presidente o el Gobierno, sino contra el pueblo, la gente, eso es maldad, es odio”, aseguró

La legisladora cruceña reveló que la arremetida mediática y a través de redes sociales con mensajes que tergiversan el contenido de la nueva norma penal en Bolivia tiene la única intención de causar pánico entre la población.  

La mentira del microtráfico
Señaló que el alcalde de Cochabamba, José María Leyes, y la senadora beniana Jeanine Áñez difundieron mensajes en los que aseguran que la norma no sanciona el microtráfico de sustancias controladas, cuando en realidad se penaliza con uno a tres años de cárcel a quienes distribuyan, comercialicen o transporten cantidades mínimas de droga.

Aclaró que se diferenció el microtráfico de los otros tipos de ilícitos del narcotráfico para sancionar a los ‘peces gordos’ con penas más duras de aquellos que solamente portan pequeñas cantidades de sustancias prohibidas.

Defraudación tributaria 
Otra mentira que fue difundida, de forma anónima, se refiere a la defraudación tributaria. Se dijo que el hecho de equivocarse en la declaración impositiva o no pagar impuestos tendría una pena de ocho años de privación de libertad.

Cuando la realidad dista mucho porque el nuevo CSP solamente sanciona penalmente a quienes defraudan montos superiores al medio millón de bolivianos. Montaño puso de ejemplo el daño económico que causó el exministro Samuel Doria Medina.

Injuria, difamación y calumnia
Una nota de prensa de una agencia de noticias y un mensaje de Twitter de la senadora pandina Carmen Eva Gonzales señalaron que el CSP atenta contra la libertad de expresión y la Ley de Imprenta a partir de los artículos 309, 310 y 311, que en realidad hacen referencia a los delitos de injuria, difamación y calumnia, presentes en el actual código y en normas de otros países.

Trata y tráfico de personas
Un mensaje difundido en Facebook por el exconcejal cruceño Leonardo Roca indica que ser miembro de una iglesia o profesar una religión es considerado trata y tráfico de personas.

“Otra mentira”, dijo Montaño, y detalló que el artículo 88 del CSP, al que hace mención el mensaje, se refiere a la protección que brindan las leyes bolivianas contra un delito que se extendió en el mundo.

No se criminaliza la protesta social
El abogado William Bascopé y el comunicador Nelson Vila difundieron mensajes en los que aseguran que los artículos 293 y 294 criminalizan la protesta social.

La realidad es que la sedición y el atribuirse el nombre del pueblo solamente se aplica a quienes pretenden llevar un golpe de Estado y por lo contrario se garantizan las movilizaciones por reivindicación de los derechos.

Cronología

  • El 15 de diciembre de 2017 se promulgó el Código del Sistema Penal, que reemplazará, en 18 meses, al actual, aprobado en la dictadura de Hugo Banzer.
  • El 4 de enero de 2018, el presidente Evo Morales pidió que los artículos 137 y 205 sean derogados y los artículos 293 y 294 revisados.