Sólo hay opositores ambiguos, regionalizados y desgastados

El vicepresidente Álvaro García Linera durante la entrevista.
Foto: Viceprecidencia

JUAN F. CORI CHARCA / Cambio

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, realizó una lectura de las varias cabezas de la oposición nacional, en la que identificó a políticos ambiguos, a líderes regionalizados y desgastados por su pasado.

Ese trabajo lo hizo en una entrevista que le realizó el programa ‘Hora 23’, de Bolivisión, con la perspectiva de identificar a los posibles contendientes electorales que enfrentará el presidente Evo Morales en las elecciones generales de 2019.

El entrevistador le pidió definir a los expresidentes Carlos Mesa y Jorge Tuto Quiroga, al empresario y jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina; al gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, y al alcalde de La Paz, Luis Revilla.

Sobre Mesa, señaló que tiene dos debilidades: la carencia de una estructura política y su constante indecisión.

“Si él se hubiera animado a ser candidato debía haber construido estructura política con anticipación, tenía el derecho, para que le dé estabilidad. Le estoy hablando como un investigador, no como su opositor”, dijo García Linera a su interlocutor.

Dijo que el exvicepresidente de fórmula de Gonzalo Sánchez de Lozada tiene mucha indecisión. Indicó que Mesa “es un hombre de carácter débil y en política eso es complicado, en política un líder debe dar certidumbre no puede andar con las gambetas; ahora sí, mañana no, pasado tal vez, lo que hace eso es debilitar la fuerza del Estado”.

Sobre Costas, señaló que “es un candidato regionalista” y que “le cuesta llegar a otros sectores del país por su aferrada defensa de un regionalismo malentendido en los años 2008, 2009, 2010, y eso lo ha marcado de por vida y ha marcado los límites de su irradiación como candidato”.

Del expresidente Quiroga, dijo que “se le pasó el tiempo”, que “es un candidato en decadencia, cada vez menos votos, cada vez menos ideas y más insultos”. “Ya está en una especie de histeria política. Cuando uno ve sus tuits y sus mensajes (ve que) es un hombre que cree que está en una telenovela mexicana, ya habla de un ser político que se va hacia el basurero de la historia y está en plena decadencia”, apuntó.

De Samuel Doria Medina, dijo que es un “político-empresario que cree que la política es una chequera y eso es un gran error”.

Enfatizó que “la política es servicio, no es cheque”, y recordó que el empresario omitió el pago de impuesto en la venta de acciones de su excompañía de cemento a través de un paraíso fiscal.

“Ése ha sido su gran pecado y la Asamblea lo ha demostrado, eso no se borrará en su historia, le robó al Estado, no pagó impuestos y quien no paga impuestos y pide ser gobernante, ¿con qué cara? ¿Cómo es eso de que voy a gobernar Bolivia y le estoy robando a Bolivia? Eso no va. Esa contradicción lo sabe la gente y por eso es un candidato que a falta de carisma e ideas políticas no ha usado bien el dinero, y el dinero no sustituye la falta de ideas”, agregó.

Mientras que del Alcalde de la ciudad de La Paz, indicó que “es un candidato que está emergiendo todavía con un horizonte regional, muy paceño y conservador”.

Con esos argumentos, García Linera concluyó que la derecha nacional no tiene un candidato seguro y unificador, pero además que carece de una propuesta, como sí la tiene el MAS-IPSP con la Agenda 2025 y el presidente Evo Morales.

“Estructuralmente, la oposición es débil, estructuralmente está derrotada, podrá hacer bulla, pero estructuralmente no tiene una fortaleza histórica y tiene problemas con sus candidatos, o son muy ambiguos, muy desgastados o son regionalizados. Los sectores conservadores tienen problemas serios porque no tienen un plan alternativo ni un candidato seguro y unificador”, sentenció.