Gobierno proyecta programas transversales de prevención

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, durante su intervención.
Foto: Jorge Mamani

Roberto Medina Buezo / Cambio

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que Bolivia no es un país consumidor de drogas, pero hay consumo en la población joven, por ello los programas de prevención deben ser transversales y adecuados porque se trata de un problema de salud pública y no sólo una problemática penal.  

Durante su participación en el Foro Nacional para la Prevención del Narcotráfico y Consumo de Drogas, el Ministro  dijo que es necesario establecer alianzas estratégicas y programas de prevención adecuados para que los jóvenes tomen conciencia de que la droga es una amenaza y un problema para toda la sociedad.

También socializó la política nacional de lucha contra el narcotráfico y las drogas, y señaló que antes de 2006 el combate fallo debido a la imposición de un modelo ajeno a la realidad del país, que incluyó la militarización para la reducción de cultivos, el desarrollo alternativo condicionado sin consensos, la penalización de la hoja de coca, la vulneración sistemática de los derechos humanos, la persecución de los dirigentes y la priorización de la interdicción sobre la prevención.

“El Estado ahora cuenta con un modelo de gestión propio, que recupera la soberanía y dignidad en la lucha contra el tráfico ilícito de drogas, no admite la injerencia extranjera, establece la participación social, la regionalización, el respeto a los derechos humanos y a la Madre Tierra, fortalece las medidas de salud pública y bienestar social con un enfoque amplio, integrado y equilibrado”, manifestó la autoridad.

Compromiso

  • Representantes de varias organizaciones sociales, instituciones y gobiernos subnacionales firmaron un acta en la que se comprometieron a desarrollar, articular y coordinar acciones para la prevenir el narcotráfico y el consumo de drogas.