Ferreira: la Iglesia tiene posición apresurada, prejuiciosa y política de la lucha antidroga en Bolivia

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira
Foto: Daniel Espinoza

(ABI) El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, aseguró hoy que la Iglesia Católica tiene una posición apresurada, prejuiciosa y política de la lucha contra el narcotráfico en Bolivia.
"Mientras organismos internacionales, como organismos especializados de la Unión europea elogian el trabajo del Gobierno boliviano en materia de lucha contra el narcotráfico, la iglesia tiene una posición, repito, apresurada, con prejuicios y diría hasta política", remarcó a los periodistas.
El viernes pasado la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) publicó la carta pastoral 'Hoy pongo ante ti la vida o la muerte', en la que advierte que la expansión de la actividad del narcotráfico es alarmante en el país y que habría penetrado las estructuras estatales.
En ese documento, los jerarcas de la Iglesia expresan preocupación supuestamente por las causas y las consecuencias que provoca ser un país productor, de tránsito y consumidor de sustancias controladas, los efectos en las familias y en la sociedad.
A contramano, el presidente Evo Morales pidió a la los obispos de la Iglesia Católica presentar pruebas de esas acusaciones.
Por su parte, Ferreira recordó que en los últimos años, sin la presencia de la DEA, Bolivia ha logrado mayores avances en la reducción de los cultivos ilegales de coca y en la lucha contra el narcotráfico.
"Sin ayuda norteamericana, sin el apoyo de la DEA hoy Bolivia tiene mejor resultado en erradicación de la hoja de coca, tiene un alto nivel de efectividad en la interdicción de las entidades de narcotráfico y eso creo que es lo que la comunidad Internacional ha valorado", complementó.
A su juicio, "lo que genera molestia" es que la Iglesia Católica acuse "sin pruebas" a miembros del Gobierno de estar involucrados en narcotráfico.