Familias se benefician con 167 viviendas en San Ramón

El Jefe de Estado entrega viviendas en la comunidad de San Ramón, en Beni.
Foto: Jonas Alegre

Milenka Parisaca Carrasco / La Paz

Con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las familias más necesitadas, el presidente Evo Morales entregó ayer 167 viviendas sociales construidas, ampliadas y mejoradas con una inversión de 10,7 millones de bolivianos en favor de 684 habitantes del municipio de San Ramón, Beni.

“En nuestra gestión en Beni se entregaron 5.627 viviendas, construidas con el programa Vivienda Solidaria y Social, este mes tenemos para entregar 705 viviendas; en construcción 1.186,  y hoy estamos entregando 167”, dijo el Jefe de Estado en el acto.

  De acuerdo con datos oficiales, cada domicilio consta de tres dormitorios, cocina, sala, baño, ducha, además de los servicios de agua y energía eléctrica, entre otras comodidades.

  En representación de las familias beneficiadas, Aura Moriba agradeció el trabajo del Presidente y pidió la continuidad de Morales en el Gobierno.

  “A nombre de los beneficiarios quiero agradecerle hermano Presidente por tener un techo digno. Pedimos que siga en el Gobierno para que las obras no sean paralizadas”, manifestó. 

  Morales se comprometió a construir una unidad educativa en San Ramón después de que escuchó la interpretación de la trompeta a un niño.
  “Me sorprendió un chico trompetista, me hizo recordar cuando yo era trompetista también (...) sólo en homenaje a él vamos a hacer la escuela”, refrendó.

 El gobernador de Beni, Álex Ferrier, aseguró que los beneficiados obtuvieron viviendas muy distintas a las que tenían  antes, y que éstas les permitirán vivir dignamente.

  Además enfatizó en que los cambios no se dan porque salgan del bolsillo de la primera autoridad de Estado, sino de la lucha de los pueblos con la nacionalización de los hidrocarburos y recursos naturales que fueron posibles gracias al gobierno de Evo Morales. 

  “Ahora recién se ven esos sueños, luego de tantos años se hacen realidad. Ya no hay cuatro o cinco familias que dominen al Beni, ahora todos somos iguales”, agregó.