La FIFA sólo alienta más la división que hay en el fútbol boliviano

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

La FIFA sólo alienta más la división que hay en el fútbol boliviano

Hasta que por fin la FIFA se manifestó en el tema de las elecciones en la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). Estaba cantado: se deja todo en fojas cero y se convocará a un nuevo plebiscito, que seguro será en febrero o marzo de 2018. Ojalá no más allá.
Estas nuevas elecciones se regirán a los nuevos estatutos (los recomendados por la FIFA y la Conmebol) y serán supervisadas por dos veedores internacionales. Esto supone que ya no se hará lo que uno quiere, según la simpatía o antipatía que se tenga por uno u otro candidato. Ya no habrá interpretaciones, sólo se cumplirá lo que dice la norma.
No está mal lo que hace la FIFA. Seguirá de cerca el proceso preeleccionario y eleccionario y hará cumplir lo que dicen los nuevos estatutos del fútbol boliviano.
Lo que está mal es que se ríe y pisotea lo que dice el mismo estatuto del fútbol boliviano en referencia a algunos aspectos como la legitimidad del actual presidente interino. Don Carlos Ribera no cumplió con algunos requisitos en la toma del poder de la entidad y, pese a ello, fue ratificado por la FIFA.
Otra cosa, la FIFA está alentando la ya gran división que hay en la dirigencia. Le está echando más gasolina al fuego. Los dos principales candidatos (César Salinas y Guido Loayza) tienen fracturado al fútbol nacional y lo van a fracturar más en los meses previos a las nuevas elecciones.
Es que otra vez comienza la pelea por la búsqueda de apoyo y eso en el fútbol boliviano tiene nombre: corrupción. Los dirigentes (de la Liga y las asociaciones) están otra vez expuestos a 'negociar' sus votos.
Y esto la FIFA lo conoce. El expresidente Marco Peredo les contó de comienzo a fin una especie de 'historia de la corrupción en el fútbol boliviano' a unos representantes que envió esa entidad en septiembre. Así que parece que se viene un segundo capítulo de 'Arde Troya', pero a la boliviana.