Avanza la desnutrición en Colombia

Un grupo de niños colombianos.
elestimulo.com

Un total de 46 muertes relacionadas con la desnutrición en menores de cinco años se han registrado en Colombia en lo que va de 2016, según el Instituto Nacional de Salud de esta nación una cifra que debe llamar la atención de las autoridades gubernamentales debido a que es un indicador muy alarmante que denota la deficiencia en políticas públicas contra el hambre y la pobreza en esta nación suramericana.
El Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef), reveló que uno de cada diez niños sufre desnutrición crónica en Colombia, un dato que es considerado como “anormal” en el conjunto de América Latina.
Sin embargo, esta cifra es menor a la que revela el propio Instituto Nacional de Salud colombiano que advirtió que cada semana mueren al menos cinco niños en el país por causa de la desnutrición.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al Gobierno colombiano, en diciembre pasado, que adoptara “las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad” de niños y adolescentes ante la cifra de muertes por desnutrición en las comunidades Wayúu.
Problema endémico
En febrero de este año, la Defensoría del Pueblo de Colombia anunció la ampliación de su alerta por desnutrición infantil en el departamento de Arauca (este), luego de que un niño muriera por falta de alimentos.
El organismo criticó que en el país, especialmente en las zonas rurales de Arauca la situación del sistema de salud es muy precaria. “La preocupación que nos extiende es que ya nosotros como Defensoría habíamos anunciado los problemas que se estaban presentando en la Guajira y que ahora esto salga de la península y se convierta en un problema endémico de otras regiones del país, nos preocupa altamente”, dijo el defensor del Pueblo, Alfonso Cajiao.
Los departamentos colombianos con más casos son Magdalena, con 17,2 por ciento, La Guajira y Tolima, con el 10,3 por ciento cada uno. Bogotá, César, Meta, Santa Marta y Valle, con dos casos por ciudad y Antioquia, Bolívar, Boyacá, Chocó y Cundinamarca, con un solo caso de desnutrición.
Pese a que el Gobierno colombiano ha pretendido hacer alarde de supuestas políticas públicas aplicadas en la lucha contra el hambre y la pobreza, la realidad es otra, debido a que los organismos de salud no se ocupan de las regiones con menos recursos y la falta de alimentos. El último Protocolo de Vigilancia Pública reveló que el 86,2 por ciento de las madres de los niños que mueren registran bajo o ningún nivel educativo y son del estrato socioeconómico bajo.