Vicepresidente explica por qué la economía en Bolivia crece más que en el resto del continente

El vicepresidente Álvaro García Linera.
Foto: Vicepresidencia

 

(ABI).- El vicepresidente Álvaro García Linera explicó el martes, ante más de 3.000 universitarios de las carreras de Economía, Ingeniería Financiera y Comercial por qué la economía de Bolivia crece más que la del resto de los países del continente al señalar las bases, fundamentos y características del plan económico nacional.

Según un boletín de prensa, el segundo del Ejecutivo realizó la explicación en el X Encuentro de economistas de Bolivia, que se desarrolla en la Universidad Gabriel René Moreno hasta el viernes (mañana).

"Para el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2017, la economía que más va a crecer en el continente es la boliviana con 4,2 %", afirmó García Linera tras dar a conocer los últimos datos brindados por ese organismo entre los que se señala que Estados Unidos tendrá un crecimiento económico del 2,2 %; Canadá, 3 %; México, 2 %; Brasil, 0,7 %; Argentina 2,5 %; Colombia, 1,7 %; Chile, 1,4 %; Perú, 2,7 %; Ecuador, 0,2 %; Uruguay, 3,5 %; Paraguay, 3,9 % y en promedio El Caribe 2,8 %.

En este contexto, resumió en seis puntos, o pilares, la "clave" de la economía boliviana y estos son: 1) la retención del excedente económico; 2) la redistribución y ampliación del mercado interno; 3) la creciente inversión estatal; 4) el elevado ahorro interno; 5) la articulación del capital bancario con el capital productivo y 6) la diversificación económica.

El mandatario de Estado explicó, como primer punto clave, la retención del excedente económico, ya que gracias a la nacionalización, cerca del 85 y 92 % de los ingresos  provenientes del sector de los hidrocarburos, en la actualidad, se quedan en el país. 

De acuerdo a la autoridad, esta medida permitió que entre los años 2006 y 2016 se tenga como ingresos para el país un aproximado de 36 mil millones de dólares.

Asimismo, indicó que respecto a los resultados de la nacionalización de Entel, que se llevó a cabo en 2007, fueron positivos para el país ya que se convirtió en una fuente de ingreso para el Estado, con cerca de 14 mil millones de bolivianos, al igual que los ingresos obtenidos con la mitad de la ganancia de los bancos, de la minería y los de las otras empresas estatales.

Como segundo elemento clave de la economía boliviana, el vicepresidente del Estado identificó a la redistribución de la riqueza, el cual fundamentó con los resultados publicados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), respecto a la variación de la composición social de Bolivia, en los que se muestra que en el año 2002, la cantidad de personas pobres aumentan en comparación a gestiones anteriores y la clase alta se mantiene sin ninguna variación; en cambio en 2013, la cifra de personas pobres se ha reducido a la mitad; aumentan la clase media y la clase media-alta notablemente, lo que llega a favorecer a la economía nacional. "A más clase media, más consumo y mercado interno", agregó.

"Dice el informe del PNUD, cerca de tres millones de personas han pasado a la clase media, es decir, que es gente que puede gastar un poco más, consumir más y ahorrar un poquito más. Esto es lo que ha pasado en la Bolivia de los últimos diez años", complementó.

García Linera acotó que esto también se debe al incremento constante del salario mínimo nacional, además a que Bolivia es uno de los cuatro países que proporcionan la cobertura del 100 % en pensiones, junto a Suecia, Dinamarca y Reino Unido; también beneficia a la población más necesitada con el pago de la Renta Dignidad, los bonos Juancito Pinto y Juana Azurduy, entre otros, lo que permite el crecimiento de la clase media, el cual se refleja en un mayor flujo del mercado interno y el crecimiento económico y social.

Como tercer pilar, la autoridad nacional señaló la creciente inversión estatal por lo que el mandatario hizo una comparación ya que entre los años 2000 y 2005 esta se aproximaba a 600 millones de dólares y para este año, 2017, se tiene proyectada la inversión de 7.400 millones de dólares, lo que permite que el Estado sea la principal fuente de dinamismo de la economía boliviana.

"El año 2005, lo que hacía el Estado representaba el 6 % respecto al Producto Interno Bruto (PIB), y hoy el Estado representa el 18 % (...), somos el país que más invierte estatalmente, en toda América Latina", aclaró el vicepresidente del Estado.

En este sentido, explicó que los recursos provenientes de los créditos externos, en el año 2004, representaban al 66 % de la inversión y se tenía que rendir informe al Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al FMI. Sin embargo, en la actualidad el 78 % de la inversión del Estado se la realiza con recursos propios y el 22 % proviene de créditos externos, hecho que permite al país contar con soberanía económica.

Como cuarto pilar, el mandatario de Estado indicó el elevado ahorro interno, es decir el incremento de personas que hoy ahorran en entidades bancarias privadas, el cual, hasta el 8 de octubre de la presente gestión, llegó a 25 mil millones de dólares.
  
A este dato se suman los de las reservas internacionales que, en 1993, alcanzaban a 200 millones de dólares; en 2005, a 1.700 millones de dólares; en 2017 son diez mil millones de dólares. Además del dinero de las AFP, proveniente de los aportes de los trabajadores, el cual alcanza a cerca de 14 mil millones de dólares, cifras que hoy permiten atenuar los "shoks"  económicos externos.

"¿Cuánto mide la economía boliviana?, 34 mil millones de dólares; ¿y cuánto hay en ahorros?, 48 mil millones; debemos ser de los pocos países de América Latina y el mundo que sumados todos los ahorros de los privados, de los trabajadores y del Estado tiene más que su Producto Interno Bruto", explicó la autoridad.

García Linera identificó como quinto punto clave a la articulación del capital bancario con el capital productivo, ya que en la actualidad mediante normativa, la banca privada está obligada en otorgar créditos, en un 60 %, al sector productivo, es decir a talleres, industrias, pequeños productores, agricultores  o microempresarios.

"Hemos pasado de mil millones a cerca de 8.400 millones de dólares para el sector productivo, es decir, al que genera mano de obra, procesamiento interno en Bolivia", indicó la autoridad de Estado, a los presentes.

Como sexto pilar, señaló la diversificación económica que consiste en el incremento de la producción interna y la exportación minera, la producción agrícola, avícola, la manufacturera y otras medidas de transformación.

El vicepresidente recalcó que Bolivia es uno de los países que más ha reducido la pobreza en datos porcentuales, existe una mayor igualdad, además, señaló que la inversión extranjera se mantuvo e incrementó.

García Linera dejó en claro que la economía boliviana es influida por el precio internacional del barril de petróleo, pero que no depende directamente del mismo, ya que cuenta con otras alternativas que le han permitido hacer frente a la crisis económica mundial y sostener un crecimiento económico destacable en el continente.

Finalmente, demostró que los seis pilares del mayor crecimiento económico continental, son sostenibles en el tiempo y, frente a ellos, "no existe ninguna otra alternativa económica viable", agregó.